La religiosa

Leo Aquiba Senderovsky 27 septiembre, 2015 0

   4273dLa religiosa es una adaptación de la polémica novela escrita en 1760 por Denis Diderot, una de las figuras clave de la Ilustración, y publicada póstumamente, en 1796. Es, a su vez, remake de la película homónima realizada en 1966 por Jacques Rivette, uno de los cineastas destacados de la Nouvelle Vague. Guillaume Nicloux, si bien ha realizado a la fecha unas doce películas, con resultados desparejos y, en general, poco conocidos internacionalmente, lejos está del enorme prestigio y del perfil intelectual de Rivette. Su versión de La religiosa carece del carácter controversial que tuvieron la novela de Diderot y la película de Rivette en sus respectivos contextos (el film de Rivette, por ejemplo, fue prohibido en Francia y en nuestro país), pero los rasgos técnicos y narrativos de esta versión la definen como una notable y original adaptación.

La ReligieuseMientras que la película de Rivette apelaba a una puesta asociada a lo teatral, con escenografías pretendidamente artificiosas y actuaciones exageradas, esta nueva versión es todo lo contrario, con una puesta en escena puramente cinematografíca, una fotografía de carácter pictórico y una estupenda dirección de arte.

Pero, sobre todo, se destaca un elenco que trabaja a la perfección, especialmente Pauline Étienne, que está fantástica en el rol de la protagonista, la sufrida Suzanne Simonin, que carga con el estigma de ser fruto de una relación prohibida y, por esto y por las penurias económicas de su familia, es encerrada contra su voluntad en sucesivos conventos y lucha permanentemente por alcanzar la libertad y rechazar su destino atado a la vida religiosa. Pauline Étienne reelabora así la también excelente interpretación de Anna Karina en la versión de Rivette.

la-religieuse-pauline-etienne-isabelle-huppertEsta versión se caracteriza, además, por una segunda mitad que va a contramano de lo visto en la primera parte de la película. Mientras que en la primera mitad vemos a Suzanne sometida a diversos tormentos por rechazar su rol de monja, siendo vista por todos como una hereje, cuando pasa a otro convento vemos la relación sexual que se establece entre ella y la madre superiora, interpretada por Isabelle Huppert. A Huppert, habituada a papeles donde el sexo está ligado a situaciones conflictivas y controversiales, le toca un papel difícil, como una madre superiora con un enorme deseo sexual y que utiliza el sexo como forma de establecer privilegios en algunas monjas. Todo esto sin olvidarse de que estos personajes viven en la opresión propia de un convento en pleno siglo XVIII. Huppert, en su explicitud, lo encarna de modo un tanto burdo, en un registro que escapa completamente al resto de la película y se topa con un personaje como el de Suzanne que mantiene el mismo tono dramático a lo de todo el relato, mostrándose como una víctima de esta otra madre superiora, que en vez de torturarla física y psicológicamente como la madre superiora que padece en el convento anterior, la desea sexualmente, poniéndola en otro tipo de situación límite.

La_Religieuse_34__Copier_La película, en su abordaje conjunto del drama y en su excelente ambientación, sale airosa de este desfasaje de tono y, aun a pesar del poco convincente final feliz, lo que se destaca es una gran adaptación de la obra crítica de Diderot, que funciona por sí misma, sin necesidad de establecer comparaciones con la polémica adaptación de Rivette.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Comentarios »

*