Después de un año con muy poco cine visto, me dispuse a arrancar 2013 con la siguiente consigna: una película por día. Este objetivo lo cumplía en la época en la que laburaba de crítico, pero con los compromisos laborales posteriores se me dificultaba bastante ver aunque sea el cine que más disfruto. Naturalmente, como este mes sigo trabajando y fuerte, esta consigna se volvió imposible de cumplir, pero como sabía que durante mis vacaciones no iba a ver películas, al menos me di el lujo de ver bastante, especialmente en mi horario favorito (de 6 o 7 a 8 o 9 de la mañana), aunque no sea todos los días, y aunque me quede mucho por ver (de la cosecha 2012, de las candidatas al Oscar próximas a estrenarse y de algunos otros años). Acá van breves reseñas de lo que pude ver este mes.

Skyfall: Me gustó bastante. Tiene más densidad que el común de las «pelis Bond» por recaer el peso en el vínculo entre 007 y M, pero aún así tiene los momentos entretenidos y delirantes de todas las Bond, con las típicas escenas de acción absurdas. Lo mejor, obvio, Bardem de villano. Me llamó la atención que un crítico al que estimo mucho y con el que generalmente coincido a nivel gustos, basó su crítica en que la película le aburrió soberanamente. Recuerdo que ese crítico, cuando lo tuve de profesor, rechazaba que calificáramos una película de aburrida con la sabia frase «el aburrimiento no es una categoría estética». Pero bueno, algún día si quieren repaso todo mi archivo de críticas y les cuento con cuáles cambié de opinión, así que never mind.

the-expendables-2-pstr09The expendables 2: Sí, es mejor que la primera, y la disfruté enormemente. ¿Por qué es mejor? Porque en esta ya pasó la novedad de «vamos a juntar a todos los héroes de acción de los ochenta con los actuales y la rompemos». La película se sostiene sola mucho mejor que la primera sin esa novedad, aunque con muchos más guiños al respecto, como la aparición de Chuck Norris, el villano que interpreta Van Damme (que encima lleva el glorioso nombre de Vilain), el «I’m back» de Schwarzenegger o las frases que se retrucan Arnold y Bruce Willis. Statham está formidable como siempre, aunque llama la atención cómo redujeron el papel de Jet Li.

The Avengers: Muy divertida, también, como The expendables 2, supera la idea de reunión de personajes/actores de otras pelis de Marvel, aunque en buena parte se sostiene gracias a eso, sobre todo gracias a Tony Stark/Robert Downey Jr. y a Mark Ruffalo en su primera vez como Hulk. Es tan divertida que me reí a carcajadas con algunas escenas, como el pedido de shawarma de Tony Stark cerca del final de la película y varias más. Ah, y tiene a Scarlett Johansson en traje ajustado, ¿qué peli puede ser mala con ese elemento? De todas maneras, tampoco me pareció como para tomarla como una peli fundamental del año, como hicieron varios (no solamente mis alumnos de secundaria, sino muchos críticos), pero la disfruté mucho.

Seeking a friend for the end of the world: Se acaba el mundo y a Steve Carell lo deja su chica, pero no todo está perdido porque se enamora de Keira Knightley. Es un lindo drama romántico, Carell está muy bien y a Keira ya no le banco su marcadísimo acento, pero cumple en su papel. Lo mejor que tiene es que, dentro de la tragedia que narra, el humor (negro) no deja de estar presente en ningún momento y eso habilita el espacio para la frescura del romance que muestra.

Looper-2012-Movie-Poster3-e1348842324139

Looper: Altísimo thriller de ciencia ficción. Todo es muy redondo y las vueltas de la trama están perfectamente narradas. Tanto Willis como, sobre todo, Gordon-Levitt están perfectos. A propósito, no entiendo qué le hicieron en la cara a Gordon-Levitt, pero está irreconocible y esto no molesta para nada. Si les gusta la ciencia ficción, Looper es un «must». Diría «EL must» del año, pero tampoco vi todo como para poder decirlo, aunque muchos críticos lo han dicho, así que tomen la recomendación y no se la pierdan.

Dr. No: Sí, la primera de Bond. Ver Skyfall y saber que se cumplieron 50 años de pelis Bond fue un estímulo para que me propusiera ver las 23 películas de la saga, porque las que vi hasta ahora (básicamente alguna aislada de Connery, todas o casi de Brosnan y todas las de Craig) en general me gustaron (salvo la anterior a Skyfall, cuya crítica pueden encontrar acá). Dr. No está bien, tiene algunas cosas de las posteriores y otras aún no, y Connery me encanta como Bond. Cuando uno compara aquella etapa de 007 con la etapa de Brosnan en adelante, da para un análisis exhaustivo acerca de las diferencias  entre el cine de acción de los sesenta y el contemporáneo.

Rock of ages: Básicamente, es Rock «gleeficado». Cuando vemos una película como Rock of ages podemos hacer lo mismo que si viéramos la serie Glee, es decir, pensar de qué manera cualquier canción que alguna vez fue un hit se puede meter en la coctelera pop actual y convertirla en un producto igual a cualquier tema de una chica Disney o de cualquier popstar actual (sobre todo las popstars femenínas, exceptuando a Lady Gaga). Todos cantan igual, todos los temas suenan de la misma forma y el espíritu del rock se vuelve mera pose (el ejemplo máximo de esto es el personaje de Tom Cruise, que de todas formas es lo mejor de la película, otro de sus grandes personajes paródicos, como el gordo productor de Tropic Thunder, en ambos se ríe de su propia imagen). En suma un pequeño bodrio en el que zafan Tom Cruise, Paul Giamatti (que siempre levanta cualquier muerto), y la pareja interpretada por Alec Baldwin y Russell Brand (aunque el acento tan afectado de Russell ya me molesta un poquito, como el de Keira Knightley). Ah, también un monito y la belleza de la minita protagonista. Lo mejor, que después de ver la peli uno googlea y escucha las versiones originales de todos los temas que aparecen.

Cosmópolis: Sí, antes mencioné que «el aburrimiento no es una categoría estética», pero ya que este es un post descontracturado, permítanme ser vulgar, me chupa un huevo. Cosmópolis es una reflexión sobre la pobreza y vacío de los muy ricos y poderosos y está dirigida por un director que jamás me aburre, como Cronenberg, que además siempre utiliza extremadamente bien los recursos cinematográficos en la búsqueda de un cine capaz de entretener y de hacer reflexionar. Pero la cara de nada de Mr. «no-se-cómo-con-esta-jeta-que-tengo-las-minitas-se-mueren-por-mí» Pattinson, pese a ser ideal para el personaje, en vez de representar el vacío del personaje, es un vacío en sí misma. Viggo Mortensen, que tanto le aportó al cine de Cronenberg en los últimos años, tampoco es el colmo de la expresividad, pero a diferencia de Pattinson es un buen actor, transmite. Encima algunos diálogos son tan largos que hasta el mismo Paul Giamatti nos termina aburriendo.

theCampaignThe campaign: Lo mejor de esta comedia es la reducción crítica que hace de la clase política norteamericana. Los republicanos son manipuladores y no tienen escrúpulos (al personaje de Galifianakis lo ponen por ser «el hijo de», como a Bush hijo) y los demócratas son hipócritas, carismáticos y sexualmente muy liberales (Will Ferrell está genial, «as usual»). Al final triunfa la humanidad del personaje de Galifianakis que, pese a ser un pobre dolobu, logra vencer su desesperada intención de que su padre lo ame. The campaign es tan liviana como profunda y eso la eleva y, por si fuera poco, rescata a dos capos de la comedia, John Lithgow y Dan Aykroyd.

The Dark Knight rises: A ver, mi conclusión de esta película es ambigua. Por un lado me encanta Nolan y esta última entrega de Batman intenta cerrar todos los elementos de las anteriores, arranca retomando el final de la segunda y termina centrándose en aspectos de la primera (vuelven a aparecer Liam Neeson como Ra’s Al Ghul y Cillian Murphy, quien interpretaba al Espantapájaros en la primera). Anne Hathaway está muy bien, es de esas elecciones de elenco que uno cree a priori que pueden hacer fracasar la película (como Heath Ledger como el Joker/Guasón) y todo lo contrario, y Tom Hardy también está muy bien. Todo parece muy redondo y da la sensación de que, si Heath Ledger no hubiese muerto, habría aparecido de alguna forma el Joker/Guasón y sería aún más redonda. Sin embargo, no supera en absoluto a la segunda parte de la trilogía, que es una verdadera obra maestra, porque aún manteniendo su espíritu descriptivo de la decadencia de Gotham City, aquella funcionaba mucho mejor como una metáfora de estos tiempos violentos. Además, hay claros errores de continuidad en la dirección, momentos en los que tuve que volver para atrás la película para ver si yo vi mal o faltaban planos y, de hecho, sucede eso, algo imperdonable en una mega producción como esta con un director con la experiencia de Nolan.

Ted: Ok, no vi todas las comedias del año, pero me quiero sumar a todos los que dicen que esta es LA comedia de 2012. Me maté de risa con el 70% de las escenas, y con el 30 restante me emocioné. Un osito de peluche con la voz de Peter Griffin/Seth Mc Farlane, es un claro indicio de una gran película, y esto se confirma al ver al oso como un fumón que se quiere voltear a todas las minitas que ve. Mark Wahlberg está perfecto en su papel y Mila Kunis también está muy bien. Y los secundarios están increíbles, especialmente Giovanni Ribisi. La escena de la pelea entre Wahlberg y Ted es alucinante y la presencia de Sam Jones (Flash Gordon) autoparodiándose, interpretando a una versión de sí mismo que nunca pudo salir del único personaje relevante de su carrera (y que en la vida cotidiana es otro ser inmaduro y drogón como el osito), es otro aporte que sorprende y pone a esta comedia por sobre las demás. Mc Farlane debuta en el cine con grandes actores, un oso excelentemente animado y un guión a la altura de su nivel habitual de acidez y absurdo, pero que a la vez se permite incursionar en la comedia romántica y en el drama y la emoción.