Estreno en España: 30 Julio 2010

Título: Mi segunda vez

Estreno en Argentina: 25 Marzo 2010

Título: Amante accidental

mi-segunda-vezcartel 

Sinopsis

Cuando una bella ama de casa descubre que su marido la engaña, decide escapar a Nueva York y empezar una nueva vida. Allí conoce a un joven con el que comienza un inesperado romance.

[youtube id=”uGyLFdzhw-c” width=”600″ height=”350″]

Crítica de Cine.com por Leo Aquiba Senderovsky

Esta nueva película romántica protagonizada por Catherine Zeta-Jones no deja de cumplir con la importante cuota de mediocridad que posee, al menos, el noventa por ciento de las comedias románticas actuales.

Sin embargo, y pese a que Catherine, con su rostro cada vez más congelado, como Justin Bartha (el que se casaba en Resacón en Las Vegas), no logran generar la química indispensable para sostener el romance que protagonizan, Mi segunda vez tiene un par de elementos que vuelven agradable la experiencia de verla.

Lo primero y lo que más habría que destacar es que tiene humor. Sí, señores, en el aluvión de comedias románticas hechas a pura fórmula, nos topamos con una que al menos dignifica el empleo del término comedia en su definición genérica. Las situaciones que se generan hasta que Sandy (Zeta-Jones) y Aram (Bartha) consuman y confirman su amor, poseen una gracia que le viene muy bien a la película (de hecho, es lo que la vuelve más llevadera). Algunos apuntes individuales de los personajes, como el vínculo dominante entre el ex marido de Sandy, las reacciones de los hijos de ella, o la forma en que se cuela la identidad judía de Aram en el vínculo con sus padres, aportan una mayor cuota de humor que, en muchos momentos, le gana terreno a la insípida historia de amor de los protagonistas.

Lo segundo para destacar es el personaje de Aram, un buenazo que es capaz de ganarse el corazón de cualquier cuarentona seductora, y por consiguiente, de la mayoría de las espectadoras, adosado por la simpatía y el poco aspecto de galán de Justin Bartha. Aram, sin elementos característicos demasiado relevantes, es un personaje mucho más interesante que el interpretado por Catherine, quien ha perdido su poca gracia con las evidentes cirugías a las que se ha sometido su rostro.

La película avanza por buen camino hasta que, en determinado momento, el guionista (y director de la misma, Bart Freundlich) parece haberse dado cuenta que se ha quedado sin mucha tela para cortar poco después de la hora de película, por lo que decide hacer que Sandy se alarme repentinamente por su relación con un joven mucho más joven que ella. Acto seguido, se separan y se nos somete a una larguísima secuencia de montaje que narra la vida paralela de ambos durante los años siguientes, sin duda la secuencia más trillada de toda la película, que anticipa el desenlace casi igual de trillado.

Estos últimos minutos, carentes de la gracia y de la mínima frescura que reluce en el desarrollo del romance, nos terminan de recordar que estamos ante una más de las tantas comedias románticas mediocres a las que Hollywood nos tiene acostumbrados, aunque posea elementos que, por momentos, la vuelven mucho más entretenida y una construcción de personajes no particularmente inteligente, pero sí algo más sólida que buena parte de los films del mismo género.

Lo mejor de la película: La gracia de su primera mitad.

Lo peor de la película: Sus convencionalismos, y una pareja protagónica con poca química.

mi-segunda-vez1 

Título original: The rebound. 

Dirección y guión: Bart Freundlich. 

País: USA.

Año: 2009. 

Duración: 93 min. 

Género: Comedia romántica. 

Elenco: Catherine Zeta-Jones (Sandy), Justin Bartha (Aram), Lynn Whitfield (Laura), Kelly Gould (Sadie), Andrew Cherry (Frank Jr.), Rob Kerkovich (Mitch), Sam Robards (Frank), Kate Jennings Grant (Daphne), John Schneider (Trevor), Joanna Gleason (Roberta). 

Producción: Tim Perell, Bart Freundlich, Mark Gill y Robert Katz. 

Fotografía: Jonathan Freeman. 

Montaje: Christopher Tellefsen. 

Diseño de producción: Ford Wheeler. 

Vestuario: Melissa Toth. 

Distribuidora: Aurum.