Estreno en España: 13 Agosto 2010

Título: Philip Morris ¡Te quiero!

Estreno en Argentina: 23 Septiembre 2010

Título: Una pareja despareja

i-love-you-phillip-morriscartel1 

Sinopsis

La historia se centra en Steven Russell, un modélico y convencional padre de familia que tras sufrir un accidente de tráfico tiene una inesperada revelación: es gay. Así comienza una nueva y disipada vida, viéndose obligado a cometer una serie de fraudes para poder costearse sus gastos. Sus acciones lo conducirán a la cárcel, donde se enamora de su compañero de celda, Phillip Morris, con quien inicia una relación. Sin embargo, el sistema penitenciario separará a la pareja, y Russell perpetrará varios intentos de fuga para reunirse de nuevo con su amado.

[youtube id=»01dljIcgiMw» width=»600″ height=»350″]

Crítica de Cine.com por Leo Aquiba Senderovsky

Esta comedia es una de las más sorprendentes y desconcertantes que hemos visto en los últimos años. Y esto no nos debería extrañarnos si tuviésemos en cuenta que la dupla de realizadores Glenn Ficarra y John Requa son quienes han escrito Bad Santa, un símbolo de la incorrección que escasea en las comedias americanas actuales.

Nos basta comparar la sinopsis o el trailer de Phillip Morris… con la película en sí, para suponer que podríamos estar ante películas totalmente distintas entre sí. A modo de ejemplo, cabe aclarar que Steven Russell (un brillante Jim Carrey) no se da cuenta de repente que es gay, lo sabe desde niño, pero a partir de un accidente se decide a sincerarse consigo mismo y abandona a la familia que ha construido desde el engaño y la hipocresía. Si el protagonista se diera cuenta de su naturaleza a partir de un accidente, estaríamos ante una comedia que, probablemente, se toma a risa la homosexualidad, cosa que no sucede aquí. Lo más cerca de la burla respecto de la homosexualidad, es la afirmación que sustenta el accionar enfermo de Steven, que vivir una vida de gay es algo muy costoso. Pero esta afirmación no está muy lejos de la incorrección que predominaba en Bad Santa, y, por otro lado, el desarrollo posterior nos demuestra que esta película está muy lejos de burlarse de los gays.

El otro elemento que desconcierta es la razón de su demorado estreno en Estados Unidos. Se dijo que la película corría peligro de no estrenarse comercialmente en su país, y la razón principal era su temática. Uno podría suponer entonces que es por el retrato de la homosexualidad que aquí se hace. Lo concreto es que en Phillip Morris… la homosexualidad está tratada con honestidad, con mucho desparpajo y libertad, sin la dosis de drama culposo de, por ejemplo, Philadelphia. Está claro que la sociedad evolucionó mucho desde la época en que se asociaba al HIV con los homosexuales. Sin ir más lejos, una vez que se asume como gay, a Steven no le pesa su condición sexual, y la película no gira principalmente alrededor de la homosexualidad de los protagonistas. Por otro lado, en la última parte, la película se hunde en el drama al más puro estilo Philadelphia, y luego, con un giro narrativo brutal, termina burlándose del dramatismo anterior, y también de los espectadores que aceptaron semejante montaña rusa emocional como algo totalmente natural. Dicha vuelta de tuerca no molesta porque, como en El golpe o Nueve reinas, se entronca en la seguidilla de estafas del protagonista, y porque termina de confirmar el desparpajo de la historia.

Podríamos creer entonces que la casi imposibilidad de su estreno en Estados Unidos se puede deber a la pareja que encarnan Jim Carrey y Ewan McGregor, el Phillip Morris del que se enamora Steven, a que a algunos les puede molestar verlos interpretar a una pareja gay. Dejando de lado estas suposiciones que no ayudan a dar un pantallazo analítico del film, es necesario aclarar que el conflicto no está asociado a la homosexualidad de ambos, sino a la cadena infinita de engaños de Steven.

Hay dos cosas puntuales de las que Steven está seguro, que es gay y que ama a Phillip Morris. El resto de las cosas que lo rodean son puertas que se abren a otras identidades, que él asume sin problemas, con el propósito exclusivo de obtener dinero casi de manera compulsiva. De esa manera, Steven se hace pasar por abogado, obtiene absurdos ascensos en los puestos de trabajo que consigue, llega a robar en todas las empresas en las que trabaja, y hasta es acusado de estafar al estado de Texas, cayendo en prisión y huyendo varias veces. La cadena de mentiras de Steven se parece a las del abogado y padre que interpretaba Carrey en Mentiroso compulsivo, sin la posterior reforma moralista del protagonista de aquella.

La enorme riqueza y el brutal desconcierto que despierta Steven Russell, y un Jim Carrey que despliega todos sus mohines para caracterizarlo, sin que estos lleguen a molestar, son la esencia de un relato que toma a la homosexualidad como algo secundario. Adentrándonos en esta comedia con mayores dosis de mordacidad que de gags cómicos, lo primero que notamos es que, frente a lo errático del personaje de Steven, lo netamente gay es apenas un dato superfluo de los personajes. Tal vez lo que puso en peligro su estreno comercial en Estados Unidos haya sido precisamente esto, que la homosexualidad no es un tema en sí, sino un mero dato descriptivo, o quizás, y muy probablemente, lo que puede haber atentado contra el estreno es la forma en que nos desorienta vendiéndonos el relato gay, para presentarnos el retrato consumado de un gigantesco estafador. Semejante desorientación podría considerarse la mayor virtud y, a su vez, el peor defecto de esta comedia.

Lo mejor de la película: Un brillante Jim Carrey, que condensa su histrionismo en un personaje errático al que le caben todos sus mohines.

Lo peor de la película: La desorientación y el desfasaje que hay entre la historia que se nos vende y el relato que es en realidad, elementos que bien podrían considerarse a su vez entre lo mejor y lo más original de esta propuesta.

i-love-you-phillip-morris2 

Dirección: Glenn Ficarra y John Requa. 

País: USA. 

Año: 2009. 

Duración: 102 min. 

Género: Comedia dramática. 

Elenco: Jim Carrey (Steven Russell), Ewan McGregor (Phillip Morris), Leslie Mann (Debbie), Rodrigo Santoro (Jimmy). 

Guión: Glenn Ficarra y John Requa; basado en el libro de Steve McVicker.

Producción: Andrew Lazar y Far Shariat. 

Música: Nick Urata. 

Fotografía: Xavier Pérez Grobet. 

Montaje: Thomas J. Nordberg. 

Diseño de producción: Hugo Luczyc-Wyhowski.

Vestuario: David C. Robinson. 

Distribuidora: Aurum.