Estreno en España: 2 Julio 2010

Título: La boda de mi familia

Estreno en Argentina: 8 Septiembre 2010 (DVD)

Título: Boda de locos

la-boda-de-mi-familiacartel1 

Sinopsis

 «Nuestro matrimonio, la boda de ellos», esta es la lección número uno para cualquier pareja recién comprometida, y Lucía y Marcus no son ninguna excepción. Ambos aprenden por las malas que el camino hasta llegar a decir «Sí, quiero» puede estar lleno de problemas con la familia. Con sólo unas semanas para preparar su boda, Lucía y Marcus descubren el verdadero significado del amor y que es muy cierto el dicho de que cuando te casas con alguien, te casas con toda su familia.

[youtube id=»wKfmsOfYNh8″ width=»600″ height=»350″]

Crítica de Cine.com por Leo Aquiba Senderovsky

Comedias sobre choques culturales y/o matrimonios interraciales podemos encontrar muchas. Las que pueden quedar en la memoria de los espectadores son aquellas que no se limitan a desempolvar una fórmula gastada, sino que la aprovechan para decir algo, algo que merece ser dicho. Las más memorables son las que saben provocar con su discurso progresista en medio de un contexto predominantemente conservador. Dejando de lado las consideraciones sobre la óptica de la sociedad y los gobiernos de la actualidad respecto a los vínculos interculturales, salta a la vista que La boda de mi familia está a miles de kilómetros de distancia de una comedia con contenido, con un discurso provocador o mínimamente trascendente. No sólo eso, ni siquiera llega a la media de una comedia romántica americana actual.

Partamos de la base de que se entiende por comedia a algo que puede causar gracia, que puede tener cierto humor. Si un producto es meramente simpático no entra en esta categoría (y sí, a veces hablar de una película simpática puede ser un escudo para tapar lo que no se quiere decir, como cuando alguien le presenta un hombre a una mujer, o viceversa, y le anticipa que “es simpático/a”). No diremos que La boda de mi familia no es simpática, pero si es el único valor que le podemos encontrar, estamos en problemas. Entonces, es una comedia pero no es graciosa, y tiene romance, pero muy poco de la peripecia de la fórmula tradicional de la comedia romántica. El conflicto está más cerca de lo que originan las familias de ambos, que de las idas y vueltas de la relación de los protagonistas (que las hay, porque si no la película sería más insulsa de lo que es). Para colmo, entendemos que una comedia romántica suele atraer por el carisma y el magnetismo de la pareja protagónica. La verdad es que la actriz de Las mujeres de verdad tienen curvas y de la versión americana de Betty la fea y el joven actor televisivo Lance Gross no ayudan demasiado.

Exceptuando la moderada fama de America Ferrera, el único actor reconocido del elenco es Forest Whitaker, a quien la comedia no le sienta particularmente bien, pese a sus evidentes esfuerzos. Corre con la suerte de interpretar a un personaje cuya finalidad no es la de causar gracia, aunque se ve envuelto en enfrentamientos supuestamente cómicos con la familia de la novia de su hijo, y estas intervenciones no lo muestran en su mejor arista actoral. No hay nada de malo en el hecho de diagramar un elenco sin estelaridades parejas (aunque sí lo hay en que el actor más reconocible no tenga nada que ver con el tono de la trama), sin embargo, para no tener la necesidad de competir con productos similares encabezados por estrellas, La boda de mi familia debería proponer algo distinto, al menos una simple brisa de aire fresco, como la que aportó Nia Vardalos en la discreta pero graciosa Mi gran boda griega. Independientemente de la protagonista, ¿cuál era la magia o el atractivo de aquella? Simple, el componente cultural era la fuente de situaciones graciosas, no el choque en sí. En La boda de mi familia, el chiste se queda en el mero enfrentamiento, y hay muy pocos elementos propios de cada colectividad que resulten graciosos o mínimamente interesantes como para exponer el choque.

Enfrentamiento va, enfrentamiento viene, todo está dado para que, finalmente, las dos familias se abracen y los chicos puedan casarse sin problemas. Lástima que el tema de los matrimonios interculturales se haya banalizado a tal punto que propicia películas como esta, envases con contenido descartable que se quedan en la simpatía de la propuesta, sin poseer el humor necesario para atraer al público, y que, al recordar el discurso que originó el planteo central, termina por exponerlo de manera demasiado simple y hasta moralizante.

Lo mejor de la película: La pareja protagónica, aunque sin el carisma que merecía esta dupla.

Lo peor de la película: Su falta de humor y sus convencionalismos. Y a Forest Whitaker fuera de su registro habitual.

la-boda-de-mi-familia2 

Título original: Our family wedding.

Dirección: Rick Famuyiwa.

País: USA.

Año: 2010.

Duración: 101 min.

Género: Comedia romántica.

Elenco: Forest Whitaker (Brad), America Ferrera (Lucía), Carlos Mencia (Miguel), Regina King (Ángela), Lance Gross (Marcus), Diana Maria Riva (Sonia), Anjelah Johnson (Isabella), Lupe Ontiveros (Cecilia), Charlie Murphy (T.J.), Shannyn Sossamon (Ashley).

Guión: Wayne Conley, Malcolm Spellman y Rick Famuyiwa; basado en un argumento de Wayne Conley.

Producción: Edward Saxon y Steven J. Wolfe.

Música: Transcenders.

Fotografía: Julio Macat.

Montaje: Dirk Westervelt.

Diseño de producción: Linda Burton.

Vestuario: Hope Hanafin.

Distribuidora: Hispano Foxfilm.

Estreno en USA: 12 Marzo 2010.