Estreno en España: 9 Octubre 2009

Puntuación: 41.jpg

imagine-that-poster.jpg

Sinopsis

Eddie Murphy interpreta a un ejecutivo financiero de éxito que apenas tiene tiempo para estar con su hija de siete años. Pero cuando su carrera sufra un revés, encontrará la solución a sus problemas en el mundo imaginario de la pequeña.

imagine-that-1.jpg

Crítica de Cine.com por Leo Aquiba Senderovsky

¿Qué es una comedia familiar? Básicamente, es una película con alguna que otra situación graciosa que responde en esencia a la idea tradicional de familia. En busca de la exaltación de la institución familiar, se presenta una situación en permanente estado de ordenamiento, o una situación crítica que a último momento, y a fuerza de golpe bajo y una previsibilidad extrema, se terminará ordenando en pos del ideal familiar. Uno puede o no pelearse con estas películas que están hechas exclusivamente para ponderar la familia como institución primaria. Esto en particular me molesta sólo en algunos casos evidentes y vulgares en su construcción (a fin de cuentas, toda la factoría de Disney está teñida de este concepto, y no son pocas las buenas películas surgidas de esta firma). Lo que en esencia molesta es que, al estar estructuradas en pos de exaltar una estructura determinada, carecen de la dosis de anarquía necesaria para que una comedia sea enteramente graciosa. Eso lo entienden los actores y los realizadores que conforman el grueso de la comedia americana actual. Lejos del ordenamiento de las comedias familiares (y el de las comedias románticas, otro ejemplo de un orden forzado), lo que se privilegia en estas últimas es la anarquía total. Los actores que encabezan comedias familiares pertenecen a una camada anterior de cómicos, y entre ellos están dos otrora popes de la comedia: Jim Carrey y Eddie Murphy.

La mención de Carrey no es casual, porque esta última película de Eddie Murphy guarda muchos puntos en contacto con Mentiroso compulsivo. Particularmente, ambas películas comparten un aspecto desagradable de la comedia familiar, y es que, en la necesidad de exponer un personaje que cambia en beneficio de la familia, tanto Mentiroso compulsivo como Imagine poseen dos protagonistas repulsivos, no sólo adictos al trabajo, sino capaces de vincularse con sus hijos únicamente por un interés estrictamente laboral. En Mentiroso…, Fletcher (Carrey), un abogado que constantemente apela a la mentira para ganar juicios y desatiende completamente a su hijo, se ve acorralado por un deseo que pide su hijo para su cumpleaños, que por un día no pueda decir mentiras. Así Fletcher intenta infructuosamente vencer la fuerza sobrenatural de ese deseo cumplido, poco le importan las razones de su hijo para pedir ese deseo, sólo las repercusiones laborales que le acarrea el cumplimiento de este deseo. Pocos minutos antes del final, Fletcher se redime, apelando al amor por su hijo que pocas veces supo demostrar (pero que uno, como espectador, sabe que siempre tuvo, porque por algo es el protagonista de una comedia familiar).

Bien, el Evan que interpreta Murphy en Imagine es peor, mucho peor. No sólo le preocupa únicamente su exitosa carrera como ejecutivo financiero, maltratando constantemente a Olivia, su hija, y despreciando al mundo imaginario que ella constantemente insiste en presentarle, sino que, cuando se da cuenta de que las opiniones de la realeza de ese mundo lo ayudan a ser un ídolo a la hora de predecir dónde debe invertir su empresa, sólo le importa vincularse con Olivia en la medida en que ese juego con su mundo imaginario potencia su éxito profesional. Ahí lo vemos a Murphy, al inicio y en momentos clave de la película, gritando como loco, pasando vergüenza frente a Olivia, reclamando la frazada con la que su hija se transporta a ese mundo mágico. Si esto es de por sí penoso e irremontable, imaginémoslo a Murphy con su característico exceso de gesticulación, intentando superar el concierto de movimientos espásticos de Carrey (y eso que Mentiroso compulsivo, con todo, es una película digerible y simpática). Desde el principio sabemos que, tarde o temprano, a Evan le llegará su momento de redención, pero ese giro llega cuando el personaje ya está definitivamente enterrado como para creernos que una posibilidad de cambio en su actitud puede llegar a ser sincera. Demás está decir que nada de lo que nos entregó Murphy en los últimos años puede ubicarse en la categoría de “creíble”. Su permanente tendencia a la gesticulación es inversamente proporcional a todo atisbo de credibilidad, y vaya uno a saber por qué, Murphy insiste en desandar los caminos menos pisados por las nuevas generaciones de comediantes, apelando a los recursos menos graciosos y más pecaminosos para un actor de comedia.

No conviene olvidarnos de dos aspectos más. Por un lado, si nos detenemos en el villano de turno, encarnado por Thomas Haden Church, podemos darnos cuenta de que, si no se lo viera maltratar a su hijo, drogándolo con bebida energizante para convertirlo en el salvador de su trabajo, su personaje nos caería muchísimo mejor que el de Murphy. (Y sí, gracias a la contención de Haden Church y a la locura desatada del chico que interpreta a su hijo, esta es la escena más graciosa de toda la película). Por otro lado, el empleo abusivo de temas de The Beatles no ayuda para nada, la idea de que todos los caminos conducen a “All you need is love”, con el final golpebajista que ello conlleva, es uno de los aspectos más desagradables de esta película.

Afortunadamente, no estamos ante un cúmulo de idioteces desparramados en una trama ridícula como la de su comedia anterior, pero los delitos que comete esta comedia familiar exponen las peores cosas de este subgénero, especialmente, la inexplicable necesidad de apelar a un protagonista extremadamente repugnante, sólo para que la redención y la imposición del orden que da el hogar queden bien claras y evidentes. Cuando la comedia familiar logre definitivamente prescindir de estos elementos y predomine la apelación a la idea de familia mediante elementos frescos y genuinos, lejos de cualquier aspecto forzado e irreal (lo sobrenatural, por ejemplo, suele estar allí sólo para sembrar un poco de caos antes de que impere el orden, sin una verdadera razón de ser), recién ahí podremos volver a valorar un tipo de comedia que ha sido demasiado bastardeado por los esquemas más conservadores, y a la vez, los más perversos. Mientras tanto, lo que tenemos es a un actor decadente brindando algunas de sus peores monerías, amparándose en la institución familiar como bandera, pero haciendo todo lo opuesto a reivindicar este concepto.

 

Lo mejor de la película: Yara Shahidi, quien hace de la hija de Eddie Murphy, Thomas Haden Church y la escena con su hijo.

Lo peor de la película: Eddie Murphy y un personaje demasiado repulsivo como para buscar una redención en el marco familiar, a la que llega gracias al golpe bajo absoluto e inverosímil, y a un uso excesivo de hits de The Beatles.

imagine-that-2.jpg

Dirección: Karey Kirkpatrick

País: Estados Unidos, Alemania

Año: 2009

Duración: 107 min.

Género: Drama, Comedia, Fantástico

Elenco: Eddie Murphy, Bobb’e J. Thompson, Thomas Haden Church, Nicole Ari Parker, Ronny Cox, James Patrick Stuart, Vanessa Williams, Stephen Rannazzisi, Mel Harris, John DeVito, Timm Sharp, Zachary Gordon, DeRay Davis, Heidi Marnhout, Emilio Mazur, Yara Shahidi, Patricia Place, Catherine McGoohan, Mia Ford, Grace Rolek, Jonathan Mangum, Blake Hightower, Bob Rumnock, Kent Shocknek, Jennessa Rose, Bob Ross, Lauren Weedman, Taylor Lyn, Robert Seay, Robb Derringer, Charlie Koznick, Daniel Polo, RJ Konner, Retson Ross, Carly Jordan Pancher, Patrick Manuel, Talen Ruth Riley, Erik R. Norris, Barron Christian, Todd Hacker, Jourdan Lee Khoo, Liz Loza, Allison Weintraub, Cole Pancher, Matthew Stephen Young, Greg Raffelson, Jeff Kosloski, Alex Harz, Patricia E. Harrington, Tonja Petticrew, Adam Greeves, Brian Barney, Tom Wiens, Dane Bernhardt, Mike Vorhaus, Michael Vorhaus
Distribuidora: Paramount Pictures

Diseño de producción: William Arnold

Producción asociada: Lars P. Winther

Producción ejecutiva: Ric Kidney

Fotografía: John Lindley

Guión: Chris Matheson, Ed Solomon

Música: Mark Mancina

Montaje: David Moritz

Estreno en USA: 12 Junio 2009

karey-kirkpatrick.jpg

Filmografía de Karey Kirkpatrick

Imagine That (2009)

Over the Hedge (2006)