Estreno en España: 11 Septiembre 2009

Puntuación: 72.jpg

my-bloody-valentine-3d-poster.jpg

Sinopsis

Hace diez años una tragedia cambió la ciudad de Harmony para siempre: Tom Hanniger (Jensen Ackles), un inexperto minero de carbón, causó un accidente en los túneles de la mina, donde quedaron atrapados y posteriormente murieron cinco hombres. El único superviviente, Harry Warden, quedó en un estado de coma permanente. Luego, exactamente un año más tarde, el día de San Valentín, Harry Warden despertó y asesinó brutalmente a veintidós personas con una piqueta antes de morir acribillado. Diez años después, Tom Hanniger vuelve a Harmony el día de San Valentín, aún atormentado por las muertes que causó. Luchando por hacer las paces con su pasado, Tom decide enfrentarse a los sentimientos no resueltos que aún siente por Sarah (Jaime King), su antigua novia, que ahora está casada con Axel (Kerr Smith), su mejor amigo y sheriff de la ciudad. Pero esa noche, después de años de paz, algo del oscuro pasado de Harmony ha vuelto. Con un casco de minero y armado con una piqueta, un asesino imparable anda suelto. «San Valentín sangriento 3D» es una nueva versión del clásico de terror de 1981 dirigido por George Mihalka.

 my-bloody-valentine-3d-1.jpg

Crítica de Cine.com por Leo Aquiba Senderovsky

Hay un jueguito bastante curioso para hacer con esta película. Si vemos la versión estándar, no la versión 3D, podemos divertirnos pasándonos toda la película identificando cuáles son los planos que fueron pensados para tal tecnología. Verán que ese jueguito hace a la esencia de esta producción.

El 3D es una fase más de experimentación de los límites del cine, dentro de lo que es el impacto como efecto principal del espectáculo. No podríamos estar seguros de que el 3D termine siendo la norma del cine, como tampoco el invento del holograma desencadenó un mundo plagado de estas imágenes. El cine fue ajustando sus tuercas progresivamente, acercándose a una imagen lo más parecida a la realidad posible, primero con el cine sonoro, luego con el cine en colores, con su correspondiente serie de patentes que marcaron una época (Technicolor, Eastmancolor, Metrocolor), las proyecciones de película en 70 mm., destinadas a las producciones más grandes y de mayor despliegue escénico, otros sistemas anteriormente innovadores y ya en desuso, como el Cinemascope o Vistavision, y finalmente con el sonido surround y los inicios del 3D, que buscaron destronar la idea esencial del cine, su condición de espectáculo bidimensional, corporizando el sonido alrededor del espectador, y acercándole la acción de la película lo más cerca de sus ojos posible, para que el espectador pueda disfrutar el espectáculo ubicándose en una distancia similar (aunque ilusioria) a la del protagonista de la acción. Así, el 3D surgió como un innovador recurso experimental, pero su puesta en práctica dentro de la producción cinematográfica quedaría suspendida hasta nuestros días, privilegiando otros recursos de naturaleza más digital que óptica, como la animación por ordenador. Si el 3D resurge es por la misma idea que impulsa la masificación de las salas con sistema IMAX, porque existe la necesidad de ampliar las potencialidades del espectáculo mediante la tecnología digital, para volver a convocar gente a las salas. Los nuevos inventos que vienen a cambiar radicalmente lo que todos conocemos de una forma determinada, surgen a partir de períodos de crisis. De la misma forma en que la invención de la televisión, con la considerable reducción de espectadores que ello supuso, obligó a que los poderosos del cine avanzaran en el campo audiovisual, logrando inventar e imponer el cine en colores, hoy en día la masificación de la piratería y la posibilidad de ver los últimos estrenos desde la comodidad de nuestros televisores, que genera una mayor reducción en la venta de entradas, es una presión tal para los que tienen el poder sobre el medio en la actualidad, que necesitan apelar a inventos como el efecto tridimensional, para brindarle al espectador algo más dentro del espectáculo mismo.

Todo esto tiene que ver con esta “slasher movie”, ya que su condición de película “para ser vista en 3D”, obliga a pensarla específicamente de ese modo. Y no está mal que así sea, porque este rasgo de la película no reduce sus dimensiones (nunca mejor dicho), sino que consigue expandir enormemente sus potencialidades. Entendámoslo del siguiente modo: El cine 3D estuvo muchas veces asociado a producciones de terror. La idea del 3D es la de una mayor explosión del concepto de espectáculo. El 3D genera un impacto mayor en el espectáculo, y para impacto, nada mejor que las “slasher movies”, estas películas zonzas pero festivas con asesino serial despanzurrando adolescentes. No esperemos encontrarnos con una trama maravillosa en esta remake del film de terror homónimo de 1981. Este tipo de películas pueden ser muy entretenidas cuando el “gore” (término que caracteriza al terror traducido en chorros de sangre) se apodera de la acción, exponiendo los asesinatos más absurdos, que causan más asombro que susto. El terror de San Valentín… no es el de fantasmas que aparecen en segundo plano, con musiquita puntuando el pretendido pavor de los espectadores. El terror de esta película, como el de tantos otros “slashers” es la cruza pirotécnica entre muertes violentas e impactantes y un entorno bastante bobo y hasta cómico, con jóvenes idiotas protagonizando la cacería del asesino serial en cuestión.

El juego que se establece hacia la mitad de la película, cuando la película nos comienza a presentar la idea de que uno de los dos jóvenes es el asesino, es particularmente interesante, y permite que esta producción se sostenga dramáticamente en un aspecto, mínimo pero preciso. Sin embargo, lo mejor de San Valentín… es lo que mencionamos al principio. Esta película está pensada en función del 3D, esto podría haber producido una película que no causara el mismo efecto si no se la ve en una proyección que emplee este recurso. Sin embargo, los planos pensados para 3D saltan a la vista inmediatamente, e impactan incluso viéndola en dos dimensiones (particularmente los planos subjetivos de las víctimas a punto de ser destrozadas), presentando una puesta notoriamente diferente e inusualmente shockeante. Bienvenido sea el 3D si, como en este caso, potencia el nivel de impacto de una película, y obliga a presentar planos que, lamentablemente, no hubiesen sido pensados de esta manera si no estuviese lo tridimensional de por medio. Hace tiempo que no nos encontrábamos con una “slasher movie” que no pecara de efectista, al nutrirse exclusivamente de los vicios del video musical, previsible y agobiantemente autoconsciente, representando la nulidad cinematográfica dentro de los cánones del género. La autoconsciencia de San Valentín… está dada por el homenaje y la cita inteligente, que se cuela por los márgenes y no pretende sobresalir permanentemente. Y la apuesta visual del conjunto, además de aprovechar de manera inmejorable el 3D, está más cerca de la celebración del género (como Arrástrame al infierno respecto al terror tradicional, no “slasher”) que de la solemnidad y pesadez de las últimas remakes de conocidos y, algunos de ellos, gloriosos exponentes de este subgénero de la década del ’70 y de comienzos del ’80, cuando aún se creía fervientemente en el poder de la imagen y no en recursos idiotas y obvios. Bienvenido este regreso (lo mismo da si es involuntario, por estar supeditado a lo tridimensional, o plenamente consciente) a la confianza en la imagen como generadora de verdadero impacto.

 

Lo mejor de la película: El efecto que produce el servir la imagen al recurso 3D, con planos que producen un impacto extremo, aún viéndola en dos dimensiones.

Lo peor de la película: La trama boba, que sólo logra subir algunos peldaños cuando el espectador comienza a preguntarse cuál de los dos jóvenes es el asesino, brindándole un considerable suspenso.

my-bloody-valentine-3d-2.jpg

Dirección: Patrick Lussier.
País:
 USA.
Año: 2009.
Duración: 101 min.
Género: Terror.
Elenco: Jensen Ackles (Tom Hanniger), Jaime King (Sarah Palmer), Kerr Smith (Axel Palmer), Kevin Tighe (Ben Foley), Edi Gathegi (Martin), Tom Atkins (Burke), Betsy Rue (Irene), Megan Boone (Megan).
Guión: Todd Farmer y Zane Smith; basado en un guión de John Beaird; sobre un argumento de Stephen Miller.
Producción: Jack Murray.
Música: Michael Wandmacher.
Fotografía:
 Brian Pearson.
Montaje: Patrick Lussier y Cynthia Ludwig.
Diseño de producción: Zack Grobler.
Vestuario: Leeann Radeka.
Estreno en USA: 16 Enero 2009.

patrick-lussier.jpg

Filmografía de Patrick Lussier

My Bloody Valentine (2009)

White Noise 2: The Light (2007)

Dracula III: Legacy (2005) (V)

Dracula II: Ascension (2003) (V)

Dracula 2000 (2000)

The Prophecy 3: The Ascent (2000) (V)

my-bloody-valentine-3d-3.jpg

CÓMO SE HIZO «SAN VALENTÍN SANGRIENTO 3D»

  En 1981, el auge de las películas de terror estaba en su punto más alto, tras éxitos de taquilla con películas como Halloween y Una vengnza sangrienta. Entonces, llegó de Canadá la exitosa y polémica película de bajo presupuesto San Valentin sangriento, que al convertirse en una inesperada película de culto sorprendió incluso a sus creadores. Ahora, ‘SAN VALENTÍN SANGRIENTO 3D’ lleva el factor del miedo a un nuevo nivel con una nueva versión inmensamente terrorífica de la historia original. “Es la unión del horror de la vieja escuela mezclada con una gran historia y la tecnología más innovadora e increíble,” comenta el Director Patrick Lussier. “También hay algo del aspecto gore tradicional. Es la intersección de muchas cosas distintas. Es una película en 3D; es una película de terror, pero además es mucho más que eso. Requiere una nueva manera de narrar la historia, y es una oportunidad muy emocionante”. “La primera vez que experimenté el 3D, fue fantástico,” explica el Productor Jack Murray. “Consiguió que hubiera gente en los asientos porque era algo nunca visto antes. Pero no se trataba de la historia. Era un truco de feria, apenas una serie de ocasiones para fijar el momento en que algo aparecería en el público. Eso no es lo que estamos haciendo en esta película. Hemos dejado que el 3D llene totalmente el entorno donde trabajamos, y, al mismo tiempo, buscamos esos momentos donde la tercera dimensión lo hace incluso todo más atemorizante”. Michael Paseornek, Presidente de Lionsgate y Productor Ejecutivo de ‘SAN VALENTÍN SANGRIENTO 3D’, explica: “nuestra película utiliza técnicas tradicionales con muy pocos efectos especiales, además del espacio dimensional para hacer que la atención de los espectadores se dirija donde el Director lo desea. Sumerge al público dentro del ambiente, en lugar de sólo enviarle efectos. Cuando estás pensando acerca de crear un ambiente de tensión, el estar dentro de él –en lugar de mirarlo- es mucho más atemorizante. Incluso hasta el hecho de que cuando alguien alumbra una linterna, te ciega. Y cuando el minero te ataca con su piqueta, te atraviesa”.

  Cuando llegó la hora de seleccionar a un Director para una nueva versión actualizada de esta sangrienta obra clásica, los Productores se toparon con la persona que buscaban. Lussier, el Editor de películas que incluyen: Scream, Dracula 2000 y New Nightmare, es un colaborador de del legendario autor de películas de terror Wes Craven.

  “La visión de Patrick estuvo muy unida a utilizar el 3D para lo que hace realmente bien,” comenta Jack Murray. “En algunos momentos, el 3D debe estar allí para capturarte, pero también deben existir momentos en que el público se relaja y se dedica a disfrutar con la historia. Junto con otras técnicas y dispositivos como son las prótesis, los trucos y los efectos visuales, deja que el público sienta y experimente visceralmente todo el terror”.

  “No puedo imaginarme haber trabajado en esta película con alguien que no fuera Patrick,” explica el Productor. “Él estaba siempre en movimiento, con más ideas que nadie que conozca. Si nos enfrentábamos a un desafío de producción, Patrick lo cambiaba todo con rapidez. Y su experiencia en edición le permitió ver cómo iba a resultar la película y saber lo que necesitaba para cada escena”.

  “Además, él tiene un gran sentido del humor,” agrega Paseornek. “Había muy buenas vibraciones en el set, lo que nos hizo sentir que estábamos en el lugar correcto, en el momento indicado y con la gente adecuada. Ese tipo de sinergia no se puede comprar. No puedes contratarla. Sólo sucede. Lo mejor es sentarse y dejar que te llene”.

  Para Lussier la perspectiva de mejorar una película tan querida resultó al mismo tiempo algo desalentador y muy reconfortante. “La película es un icono canadiense,” comenta el Director, quien también proviene del norte del paralelo 49. “La oferta de participar en el proyecto me tomó por sorpresa. Realmente no me sentía seguro de que quería hacerlo, pero a medida que leía el guión y comencé a trabajar en la película, vi la oportunidad de aportar algo nuevo a la historia.

  “La película es sobre un gran triángulo de amor,” explica. “¿Qué más podrías esperar de una película que tiene `San Valentín’ en el título? Pero el triángulo de amor se ha roto, y consecuentemente, se ha vuelto sangriento”.

  Para Lussier, el uso de la fotografía en 3D fue una parte intrínseca de la narración. “La sensación de claustrofobia, la sensación de estar atrapado y la sensación de horror han sido todas elevadas a un punto para llevar al público más allá de lo que nunca antes han visto,” comenta.

  Los años de trabajo con Craven, el genio del horror, le enseñaron a Lussier que, para crear una película de terror cautivante, los personajes tienen que ser lo primero. “Todas las películas de Wes se basan en los personajes,” comenta el Director. “Si dejas que los personajes y la historia sean lo primero, el terror sale de los acontecimientos, en lugar de concentrarte en cuánta sangre puedes lanzar en la pantalla”.

  El actor Kerr Smith, quien interpreta a Axel, el Sheriff de Harmony, apreció el compromiso del Director de sobreponerse a las típicas limitaciones del género del horror. “Vamos al cine a sentir las cosas que normalmente no podríamos experimentar. La gente no se asusta tan a menudo, pero pueda resultar divertido. El tener ese elemento de interesarte realmente por la gente la convierte en una película mucho mejor”.

  “No hay nada más trágico que perder a alguien cercano,” explica Lussier. “Si puedo conseguir que el público se identifique lo más posible con los personajes, entonces cuando ocurren los acontecimientos absolutamente innarrables, están al borde de sus asientos. Y el 3D les hace sentir aún más que son parte de la historia. Los envuelve, por lo que no están sólo mirando como espectadores que se sientan en la primera fila, sino que están participando en el horror”.

  Nada de esto habría sido posible sin la tecnología y las innovadoras técnicas creadas por Paradise FX, algunas de las cuales fueron desarrolladas especialmente para ‘SAN VALENTÍN SANGRIENTO 3D’.

  “Una vez que supimos que queríamos hacer la película en 3D, fuimos lo bastante afortunados al encontrar a Paradise,” dice Lussier. “Max Penner, nuestro estereógrafo, nos permitió hacer cosas que muchos cineastas en 3D nos decían que no podían hacerse. Pudimos ir más allá constantemente porque contamos con verdaderos pioneros en el arte del 3D de nuestro lado”.

  “Nuestras cámaras fotográficas fueron terminadas de construir el día antes de que comenzáramos la fotografía,” recuerda. “Todo fue fabricado específicamente para ‘SAN VALENTÍN SANGRIENTO 3D’ y nuestro operador de cámara, Howard Smith, inventó gran parte del equipo”.

  El compromiso y la creatividad del equipo hicieron posible que los cineastas excedieran las expectativas de lo que se podía hacer en 3D, de acuerdo con Lussier. “Fuimos increíblemente afortunados de tener un grupo de gente dedicada a hacer la mejor película posible. Se dedicaron a hacer la mejor película en 3D, algo de tanto alcance y único que el público estará gritando en cada curva del viaje”.

  Jensen Ackles, quien interpreta a Tom, dice que hay un momento en el que él está mirando hacia adelante en el cine. “El momento en que la piqueta del minero sale a la pantalla va a ser impresionante,” comenta el actor. “Voy a ser un miembro más del público como todos, y me emocionará verlo”.

  Kerr Smith agrega: “me encanta el terror, y Harry Warden es uno de los villanos más atemorizantes del cine de todos los tiempos. Es mejor que te guste el terror”.

  ‘SAN VALENTÍN SANGRIENTO 3D’ lleva a la cinematografía a otro nivel, de acuerdo con Lussier. “Hemos ido más allá de lo que el público ha visto antes, incluso en películas CG. Esto es totalmente diferente porque siempre hay algo de artificial en eso, y estos son en realidad los acontecimientos que ocurrieron. Está allí y eres parte de la historia. Tiene una calidad interactiva distinta de cualquier cosa que hayas visto antes”.

  En primer lugar y en el centro de la historia de ‘SAN VALENTÍN SANGRIENTO 3D’ están tres compañeros de clase del Instituto atrapados en un triángulo amoroso desde hace diez años: Tom, Axel y Sarah, la mujer de Axel y novia de Instituto de Tom. Jensen Ackles, Kerr Smith y Jaime King, quienes interpretan a los tres personajes principales, lideran un reparto impresionante que combina a algunos de los jóvenes artistas más interesantes de Hollywood con actores veteranos reconocidos.

  “Jensen y Jaime y Kerr aportan profundidad a los personajes,” dice Lussier. “Y luego tenemos un gran reparto con gente como Kevin Tighe, Tom Atkins y Edi Gathegi. Cada uno de ellos ha aportado mucho más de lo que estaba en el papel”.

  Jensen Ackles interpreta a Tom Hanniger, el catalizador de la historia. “Tom vuelve a esta pequeña ciudad para hacer frente a cierta situación que ha dejado inacabada,” dice Lussier. “Jensen tiene un encanto tan natural. Tiene una gracia y peso realmente cinemáticos, lo que convierte a Tom en una persona increíblemente agradable y fuerte frente a adversidad”.

  Los aspectos técnicos únicos de la película llamaron la atención de Ackles. “Para mí, todo iba a ser más interesante en 3D,” comenta el actor, que ha visto su parte de horror con la serie de televisión “Sobrenatural”. “Estoy muy interesado en ver cómo se desarrolla esta historia en ese tipo de un formato. Yo creo que esto va realmente a aumentar el factor terror”.

  “Patrick estuvo fantástico,” Ackles comenta de su Director. “Creo que los Editores hacen que los Directores sean muy buenos, porque pueden prever exactamente lo que desean y saben cómo conseguirlo. Patrick también sabe trabajar con los actores. Con esa combinación, es muy fácil trabajar con él”.

  Jaime King interpreta a Sarah, la mujer en el corazón del triángulo romántico de la película. “Jaime no es la típica chica de las películas de terror,” dice Lussier. “Ella aporta gran profundidad al personaje de Sarah. Ella interpreta el conflicto del amor no compartido que ella siente por Tom, y lo balancea con el amor que siente por su marido en cada momento de su vida”.

  A King le encantó el enfoque orientado a los personajes de Lussier. “Todas las opciones en el guión fueron muy pensadas y elaboradas. Jensen y Kerr y yo pudimos tomarnos el tiempo de sentarnos juntos y de hablar acerca de cómo podríamos hacer que nuestra historia fuera tan compleja e intrincada como fuera posible. Es realmente fácil hacer algo muy predecible, pero no me interesa hacer eso y yo creo que la gente que estaba haciendo la película tampoco lo estaba”.

  La actriz también extrajo energía e inspiración de los co-protagonistas Ackles y Smith. “Es una gran ventaja estar en el set con actores de tanto talento,” explica. “Trabajar con Kerr y Jensen me permitió conocer su proceso como actores. Cada actor tiene su propia manera de aportar algo a la vida y de hacerlo real y verdadero para ellos mismos, y realmente disfruté de la experiencia de colaborar y de ver cómo nosotros los artistas podíamos construir la mejor historia posible.

  Kerr Smith, quien interpretó la mayoría de sus escenas junto a King, es igualmente efusivo sobre la principal protagonista femenina de la película. “Jaime es fantástica,” comenta. “Siempre es grandioso cuando trabajas con alguien que siempre consigue hacerlo bien, y ella lo hace. Ella siempre entiende lo que ocurre en cada escena, así que podemos explorar las direcciones más interesantes mientras lo hacemos”.

  Para el Director, el personaje de Axel fue el más difícil de encontrar. “Axel es un hombre muy conflictivo y con tendencias oscuras,” explica. “Él sabe que era la segunda opción de Sarah. Las decisiones que toma Kerr al interpretar el personaje son tan únicas y tan profundas, y los momentos que logra crear y las sorpresas que aporta son fascinantes”.

  “Soy el tipo de individuo a quien le gusta estar allí sin ideas preconcebidas,” dice Kerr. “A lo mejor tengo algunas ideas que quiero desarrollar, pero esencialmente de lo que se trata para mí es de ir explorando a medida que lo vas haciendo y de encontrar la verdad en la situación. Patrick me dio mucha libertad, lo que resultó fantástico”.

  El reparto excedió todas las expectativas del Director. “Sus actuaciones fueron tan poderosas y de tan gran alcance,” dice Lussier. “Fue extraordinario tener un equipo asombroso y un reparto increíble que siguió sorprendiéndose como parte de una conspiración masiva y maravillosa para convertir en realidad a este acontecimiento increíblemente terrorífico. La colaboración de todos multiplicó por diez la historia porque realmente lograron convertir a estos personajes en 3D como la película misma.

  Los cineastas comenzaron su búsqueda de exteriores en Pittsburgh, cerca del corazón de la región carbonífera de la zona occidental del estado de Pennsilvania. “Una de las primeras localizaciones que encontramos fue la mina,” dice Lussier. “Ya no estaba en funcionamiento, pero tenía una gran y hermosa cualidad visual”.

  “Brutal” es la palabra que Patrick Lussier utiliza para describir los largos días de producción de ‘SAN VALENTÍN SANGRIENTO 3D’, lo que le dio al reparto y al equipo apenas una idea de la vida en una mina de carbón. “La mina es un espacio increíblemente confinado y excesivamente húmedo. Siempre estábamos cubiertos en fango o en cualquier cosa imaginable. Cada persona del equipo, algunos de los cuales han trabajado en películas durante 20 ó 30 años, dijeron que era el peor lugar en el que habían filmado. Y sin embargo, el trabajo fue asombroso. Fuimos increíblemente afortunados de contar con este grupo de gente dedicada a este proyecto”.

  El techo del túnel de extracción donde fueron filmadas muchas de las escenas críticas de la película era tan bajo, que a menudo le resultó difícil al reparto y al equipo mantenerse de pie. “Esto nos permitió crear este mundo absolutamente claustrofóbico en el que estaban atrapados nuestros personajes durante una parte vital de la historia,” de acuerdo con Lussier. “La mina tenía su propio sonido. Podías sentirla respirar, gotea, gritar. Te sentías atrapada dentro y podías sentir el horror en todas las paredes”.

  Paradise proporcionó a los cineastas aparejos especialmente diseñados para filmar en la mina. “Eso nos permitió hacer tomas aéreas,” explica Paseornek. “En el pasado, esto era imposible, porque la plataforma en sí misma pesaba casi 250 kilos”.

  El resultado es que la mina de carbón tiene un sentido de longitud y de profundidad nunca visto. “No es sólo un agujero oscuro,” explica Penner. “El 3D te ayuda a sentir como si estuvieras mirando dentro de la mina. Sientes como si te estuvieras moviendo hacia delante en la mina”.

  Para los actores, los exteriores fueron algo así como una bendición; resultó difícil trabajar allí, pero fue inspirador. “Logramos sentir cómo es vivir en una ciudad minera,” comenta King. “Estuvimos en una mina con pequeños murciélagos como acompañantes. Tenías que tener cuidado de no golpearte la cabeza en el techo. Pero creo que si puedes estar en verdaderos exteriores, es impresionante. Fue definitivamente provechoso para conectarnos con los personajes”.

  Ackles, nativo de Tejas, dice que él se sintió bastante incómodo en la mina. “Cuando caminas 30, o quizás 60 metros bajo tierra, y la única salida está detrás de ti, es bastante espeluznante,” dice.

  Nos cuenta Kerr Smith: “la peor parte de trabajar en una mina es que estás trabajando en una mina. Me di muchos golpes en la cabeza, por ponerlo de esa manera. Pero el filmar en exteriores es siempre mejor, a mi manera de ver, de cualquier forma. En un estudio, tienes rocas falsas. No huele como una mina, y no se siente como una mina. Esto permitió que estuviéramos realmente presentes en el momento al cien por cien”.

  ¿Y qué sería de una mina sin un minero? Para cualquier persona que ha visto la película original, el terror invocado por esta vaga figura siniestra es inolvidable. ¿Quién o qué se esconde detrás de la máscara del minero?

  “El misterio es una de las cosas más emocionantes acerca de la película,” dice Lussier. “Hay alguien allí cometiendo los actos más espantosos y no sabemos quién es. Tampoco sabemos por qué lo hace. El minero es un acosador despiadado e implacable. Es una máquina de matar. No puedes hablar con él. No puedes implorar misericordia. Sólo quiere verte muerto.

  “Esto es lo que hace que esta película sea terrorífica,” agrega el Director. “Tiene escenas que nunca podrás olvidar. Reirás un minuto y al minuto siguiente, saltarás de tu asiento porque te sorprenderán y atemorizarán las cosas que ocurren”.

  “El minero no es necesariamente sobrenatural. Sólo se trata de un individuo con una actitud especial,” explica Murray con una sonrisa. “Y la actitud de este individuo es bastante extrema. Es totalmente insensible, por lo menos eso es lo que le parece a todos. Por eso resulta tan perturbadora su presencia. Y él podría ser cualquiera de nosotros”.

  Cubierto de la cabeza a los pies en equipos de minero, el asesino resulta realmente imponente. “La razón por la que el minero resulta tan atemorizante es porque él es una máquina a quien tú no le importas en lo absoluto,” dice Lussier. “No puedes leer nada en sus ojos. No puedes descubrir ningún alma dentro de él.

  “Cambiamos muy poco el vestuario de la película original,” explica. “Estudiamos la variedad de diseños de máscaras y todos los diseños de ropa de minero. Al final, nos dimos cuenta de que el original era correcto. Lo actualizamos un poco, para que sea algo más moderno y gastado”.

  El arma preferida del minero es una piqueta, una herramienta estándar en las minas debido a la flexibilidad de su uso. “Esto la convierte en un arma extremadamente brutal que el minero maneja con rabia y precisión,” dice Lussier. “En un extremo tiene un cincel que sirve para rasgar trozos de hueso. Tiene una punta con la que literalmente puedes destrozar quijadas. Puede sacar ojos. Puedes partir a alguien en dos. No hay límites para las cosas útiles y maravillosas que puedes hacer con una piqueta”.

  El hombre responsable de poner la parte “sangrienta” en ‘SAN VALENTÍN SANGRIENTO 3D’ es Gary Tunnicliffe. Gran aficionado desde hace muchos años a las películas de terror y a los efectos especiales de maquillaje, Tunnicliffe comenzó a desarrollar su arte en los estudios Pinewood en Londres para Image Animation. “Leí guiones donde decía ‘y luego lo apuñalan,’ o ‘le cortan la cabeza´” recuerda. “Y siempre pensé que tenía que haber algo más interesante allí. Me encanta sentarme en un cine oscuro y mirar una película en la que he trabajado, para esperar ´esa matanza’ y entonces oír cómo se quedan todos petrificados sin respirar, o ver a las chicas — y a los chicos también – taparse la cara. Pienso que esto es la versión cinemática del ´prestigio´ de los magos”.

  “La película fue una oportunidad increíble de trabajar en una nueva versión de la clásica película de terror de los ochenta con este asesino icónico y de llevarla a nuevos límites”.

  Tunnicliffe se dio cuenta de que el maquillaje, sin importar cuan realista fuera, no iba a cubrir todos los ángulos necesarios. “Lo fantástico de esta película es que es en 3D y lo ves todo,” explica. “Con maquillaje, sólo tienes algunas pulgadas de profundidad. Al final hicimos moldes de los actores y creamos un tipo de marioneta para utilizar como cuerpo. Entonces el actor podía poner realmente su mano en el interior cuando le arranca el corazón”.

  Si Patrick Lussier y el resto del reparto y del equipo tenían un objetivo, era hacer justicia a la leyenda que inspiró la película. “Creo que saben que hubo una sola San Valentin sangriento,” comenta. “Nunca se filmó una continuación. Cuando fue estrenada, llegó a ser notoria por haber sido atacada por el MPAA. Existen unos supuestos nueve minutos de cortes míticos en la película que fueron retirados debido al horror y lo sangriento. Nosotros hemos hecho todo lo posible por hacer que cobren vida esos nueve minutos”.

  La película ‘SAN VALENTÍN SANGRIENTO 3D’ fue filmada en 3D optimizada utilizando el nuevo formato HD 4K, que puede registrar 4.000 pixeles de imágenes en 30 marcos por segundo, en comparación con los 2.000 pixeles utilizados en el HD estándar. Los cineastas utilizaron dos innovadoras cámaras digitales: la cámara Red One y la cámara digital de cine Silicon Imaging SI-2K. Ambas son bastante más pequeñas y livianas que las cámaras convencionales de 2D o 3D y su funcionamiento es más intuitivo.

  El equipo y las técnicas utilizados en la filmación eran revolucionarios incluso para el veterano estereógrafo en 3D Max Penner. “Anteriormente, las cámaras en 3D tenían motores mucho más grandes y eran mucho más incómodas de utilizar,” comenta el estereógrafo de la película.

  Otra diferencia es que el equipo nuevo no utiliza ni cinta, ni película. En lugar de esto, las imágenes digitales son almacenadas en tarjetas compactas y posteriormente descargadas a un disco duro de ordenador. Los cineastas estuvieron a la vanguardia de esta tecnología, que para Penner creó un ritmo de filmación que evoca la filmación de la película en 35mm. “No es como una cinta que está rodando durante horas. Tienes que cargar la cámara a intervalos de cuatro u ocho minutos. Ese flujo de trabajo familiar facilita el trabajo del equipo”.

  Una de las ventajas más importantes del nuevo formato digital fue que permitió presentar las tomas diarias en 3D, lo que proporcionó mayor control creativo de la imagen. “En el pasado, no podías ver cómo quedaba algo en 3D, sino hasta un mes después de la filmación,” comenta Penner. “En este proyecto, lo que veíamos en el monitor era lo que el público iba a ver en el cine.

  “Todo el 3D que ves en la película fue hecho en el set”, explica Penner. “Pudimos dimensionar la película en el set, de la misma forma en que un operario establece su marca, o un cámara organiza su horario. La tecnología nos permitió mirar la situación y juzgar lo que necesitábamos en ese preciso momento y lugar”.

  Toda la fotografía en 3D crea una ilusión en 3 dimensiones al grabar un par de imágenes en 2D con dos cámaras o lentes levemente separadas. Al proporcionarle a cada uno de los ojos del espectador una imagen ligeramente diferente de la misma escena, el 3D produce la ilusión de profundidad y de volumen.

  “Con las nuevas cámaras, pudimos ajustar la distancia entre las dos lentes, o el punto interaxial de convergencia, de manera automática,” dice Penner. “No puedes filmar con cámaras paralelas y moverte o cambiar la longitud del foco sin ajustar el interaxial. Eso es lo que causaba mucho de la fatiga visual en las viejas películas en 3D.

  “Entonces, si pasamos de una toma inicial donde vemos la habitación entera a una toma cercana de la cara de alguien, puedes comenzar a 5 centímetros y terminar a 1,5 centímetros, disminuyendo gradualmente el espaciamiento interaxial a medida que nos movemos. Pudimos automatizar y repetir la toma de la misma manera cada vez, lo que nos dio la habilidad de controlar los ajustes de la cámara en 3D con mucho más exactitud y consistencia”.