Estreno en España: 24 Junio 2009

Puntuación:  3.jpg

 transformers-revenge-of-the-fallen-poster.jpg

Sinopsis

Han pasado dos años desde que Sam Witwicky (Shia LaBeouf) y los Autobots salvaran a la raza humana de la invasión de los Decepticons. Ahora se prepara para el mayor desafío de su vida: salir de casa y marcharse a la universidad. Sam sigue siendo un adolescente normal con las preocupaciones cotidianas y la emoción de hacerse adulto, separándose de sus padres (Kevin Dunn y Julie White) por primera vez y comprometiéndose a serle fiel a su novia Mikaela (Megan Fox). Con la destrucción de la Allspark, Cybertron, el planeta donde vivían los Transformers, se ha vuelto inhabitable, y los Autobots sobreviven como pueden en la Tierra, trabajando conjuntamente con el ejército como parte de un equipo secreto llamado NEST, cuya finalidad es atrapar a todo Decepticon que pueda seguir escondido en la Tierra. Por desgracia, aunque los Autobots intentan llevar una nueva vida entre los humanos, descubren que puede que no sean bienvenidos. Un asesor de seguridad del gobierno, Theodore Galloway (John Benjamin Hickey), está decidido a demostrar que todos los Transformers deberían ser expulsados de la Tierra. Mientras tanto, en la universidad, Sam hace lo que puede por acomodarse a la vida universitaria, hasta que es asaltado de pronto por visiones que chispean como rayos por su cerebro. Los Decepticons se enteran pronto de algo que Sam ignora: que sólo él tiene la clave del resultado de la lucha entre el mal y el poder supremo del bien. La vida normal tendrá que esperar. Con la ayuda de los Autobots, de los soldados de NEST, y de un antiguo adversario reconvertido en aliado (John Turturro, que regresa como el agente Simmons del Sector 7), Sam y Mikaela tendrán que descubrir la historia secreta de la presencia de los Transformers en la Tierra, y los sacrificios que habrá que hacer para salvarla de una antiquísima amenaza que juró regresar para vengarse… un antiguo Decepticon llamado El Caído.

transformers-revenge-of-the-fallen-1.jpg

Crítica de Cine.com por Leo Aquiba Senderovsky

La primera adaptación de Transformers me había gustado. Por ser de Michael Bay, me había sorprendido el humor que recorría toda la trama, me resultó interesante esa jugosa contradicción entre el irritante patriotismo de Bay, y los momentos de crítica política quizás impuestos por la presencia de Spielberg en la producción, y hasta disfruté de una historia relativamente bien construida, con sus buenas dosis de acción. Transformers 2, en cambio, no la soporté en ningún momento. El patriotismo de Bay aquí está elevado a la enésima potencia, ya no queda lugar para ninguna crítica política (si la hay, se pierde por completo), la historia con buenas dosis de acción se convirtió en acción plena con una trama completamente débil (el chico que debe despegarse de los padres, y que no le puede decir “te amo” a la novia, profundos dilemas humanos como pocas veces se han visto, je), y con un humor que aquí se ha reducido considerablemente, y cuando aparece, es de una vulgaridad insostenible (ejemplo, el robot mascota montado sobre la pierna de Megan Fox).

No solamente la trama es completamente débil, sino que aquí Bay le ha aumentado tanto la velocidad a todo, que lo poco que sucede fuera de la acción, se encuentra inexplicablemente sobre-acelerado, al punto que tanta aceleración hace que Transformers 2 esté cerca del cine mudo, ya que las palabras, invariablemente, se pierden en el ritmo feroz de la película. De esa manera, si hacemos la prueba de verla sin sonido, podemos notar que lo que entendemos es prácticamente lo mismo que cuando la vemos oyendo los diálogos, lo único que queda de ambas experiencias es la acción constante y sonante. Si en algún momento nos perdemos en la trama, no es difícil entender que no hace falta comprender demasiado, que la historia no tiene la más mínima importancia, que lo único que hay son sólo un par de líneas que pretenden justificar los combates entre Autobots y los Decepticos, o entre Optimus Prime y The Fallen, El caído.

En la crítica de Transformers, valoré la presencia de Michael Bay en la dirección, y afirme que es “un realizador de probadísimo pulso narrativo en películas de acción”. Creo que lo estimé demasiado, aún conociendo bastante los bodrios que hizo, la mayoría de ellos enormes éxitos de taquilla. Hay algo que en la primera Transformers no me pareció un inconveniente, y en su secuela es lo peor que le pudo haber pasado a una película de este tipo. Bay podrá tener buen pulso narrativo para la acción, pero no suele tener buen ojo. Mejor dicho, Bay es un realizador que suele filmar la acción de modo tal de que no se entienda absolutamente nada de lo que sucede, puro ritmo amorfo, que si funciona, es precisamente por la síntesis visual que consigue apoyándose en ese ritmo. En esta secuela, esta forma de mostrar la acción impera no solo en las escenas de combate, sino durante toda la película. Durante dos horas y media, lo que vemos es la siguiente serie de imágenes: “Metal volando de acá para allá – Gente corriendo (especialmente, LaBeouf y Megan Fox) – Explosiones”. Esta serie de imágenes recorren toda la película, y más allá de que algunas explosiones nos puedan gustar, llegamos a la conclusión de que semejante serie de imágenes no pueden ser llamadas “acción”, ya que estaríamos desestimando el género. Nada peor para el producto Transformers que ver una pelea entre dos robots, y no poder distinguir el bueno y el malo entre tanto hierro y metal que se sacude de un lado al otro. Ni siquiera le pedimos una trama interesante (la primera tenía un mínimo de interés), sino que al menos la acción sea medianamente legible, y lo que asomaba en la primera, en esta termina siendo el código permanente. Michael Bay demuestra que los mejores planos se los dedica siempre a los aviones y helicópteros sobrevolando la zona de combate, el resto se pierde en una masa uniforme que ni siquiera adquiere cierto peso visual cuando la acción se traslada a las pirámides egipcias.   

Esta secuela comienza a adquirir cierto (mínimo) interés cuando vuelve a aparecer el personaje de John Turturro, pero si bien realza la trama, su interpretación excesiva y descontrolada denota la falta de control de Bay sobre sus actores. Para colmo, aparece en la mitad de la película, con lo cual no consigue levantar demasiado el pasmoso nivel de la misma. No podemos olvidar la publicitada presencia de Megan Fox. Si la queremos ver, podemos encontrarla en Nueva York para principiantes, que es una buena película donde se la puede ver parodiando su insoportable condición de estrella mediática. Su belleza no justifica ni por casualidad la visión de esta película, y la conclusión que podemos sacar es la misma que Megan Fox cuando salió a decir en los medios, luego del estreno de la película, que no podía entender cómo la gente no se mareaba viendo esta película carente de sentido y de un mínimo argumento. Muy acertada y muy polémica forma de promocionar la película, pero sea cual sea el fin de estos dichos, no podemos estar más de acuerdo. Si la primera adaptación entusiasmaba, aún en su enormidad, por su solvencia, y por la frescura que aportaba el humor ingenuo y cierta crítica política que se asomaba en determinados pasajes, esta secuela no se justifica desde ningún aspecto, es un mero vehículo que, de tan acelerado, choca constantemente con la nada absoluta.

 

Lo mejor de la película: Turturro, y los efectos especiales.

Lo peor de la película: Bay, su patriotismo, y su falta de criterio visual a la hora de filmar las escenas de combate entre robots. El argumento bobo e inútilmente acelerado, y prácticamente todo el resto.

transformers-revenge-of-the-fallen-2.jpg

Dirección: Michael Bay.
País:
 USA.
Año: 2009.
Duración: 150 min.
Género: Acción, ciencia-ficción, aventuras.
Elenco: Shia LaBeouf (Sam Witwicky), Megan Fox (Mikaela Banes), Josh Duhamel (Mayor Lennox), Tyrese Gibson (Sargento Mayor Epps), Kevin Dunn (Ron Witwicky), Julie White (Judy Witwicky), John Benjamin Hickey (Galloway), Ramon Rodriguez (Leo), Isabel Lucas (Alice), John Turturro (Simmons), Glenn Morshower (General Morshower), Rainn Wilson (profesor Colan), Matthew Marsden (agente Graham).
Guión: Ehren Kruger, Roberto Orci y Alex Kurtzman; basado en los juguetes articulados de Hasbro.
Producción: Don Murphy, Tom DeSanto, Lorenzo Di Bonaventura e Ian Bryce.
Producción ejecutiva: Steven Spielberg, Michael Bay, Brian Goldner y Mark Vahradian.
Música: Steve Jablonsky.
Fotografía:
 Ben Seresin.
Montaje: Roger Barton, Paul Rubell, Joel Negron y Thomas Muldoon.
Diseño de producción: Nigel Phelps.
Vestuario: Deborah L. Scott.
Estreno en USA: 24 Junio 2009.

michael-bay.jpg

Biofilmografía de Michael Bay

Michael Benjamin Bay (Los Angeles, 17 de febrero de 1965) director y productor de cine estadounidense. Sus películas son conocidas por sus escenas de acción y su montaje rápido, y han recaudado más de dos mil millones de dólares alrededor del mundo. Su último filme, La Isla, protagonizado por Ewan McGregor, Scarlett Johansson, Djimon Hounsou, Sean Bean and Steve Buscemi, obtuvo más de $160 millones en taquilla. Actualmente trabaja en la posproducción de Transformers, que se estrenará el 4 de julio de 2007.

Aunque Bay Films es una de las productoras más exitosas de Hollywood, Bay decidió montar otra empresa, Platinum Dunes, para ayudar a nuevos talentos en producciones más pequeñas. Su primera producción con sus socios Andrew Form y Brad Fuller fue La matanza de Texas, una nueva versión de la película de culto de 1974. Obtuvo críticas excelentes y recaudó más de $110 millones. Su segunda película, La morada del miedo, ganó más de $108 millones.

Empezó su carrera en el mundo de la publicidad y también dirigió videos musicales para Propaganda Films. En 1995 fue elegido director publicitario del año por el Sindicato de Directores de Estados Unidos.

 

Filmografía

* Campamento Salvaje (2008)

* Transformers (2007)

* La Isla (2005)

* Dos policías rebeldes II (2003)

* Pearl Harbor (2001)

* Armageddon (1998)

* La Roca (1996)

* Dos policías rebeldes (1995)