Estreno en España: 30 Abril 2009

Puntuación: 73.jpg

xmen_origenes_wolverine-poster.jpg

Sinopsis

Hugh Jackman repite el papel que le encumbró como estrella: la feroz máquina de luchar que posee increíbles poderes curativos, garras retráctiles y una furia sobrenatural. «X-Men orígenes: Lobezno» cuenta la historia del pasado de Lobezno, su compleja relación con Víctor Creed (Liev Schreiber) y con el programa Arma X. Por el camino, Lobezno se encontrará con numerosos mutantes, conocidos y nuevos, incluyendo varias leyendas muy esperadas del universo X-Men.

xmen_origenes_wolverine-1.jpg

Crítica de Cine.com por Leo Aquiba Senderovsky

La franquicia de X-Men nos ha regalado productos más que genuinos y dignos para un contexto no tan auspicioso como el presente hollywoodense. Para aquellos que gustamos del buen cómic y no conocíamos demasiado el peso dramático y los complejos personajes que conforman esta serie, la saga cinematográfica nos ha permitido descubrir un mundo tan extraño como fascinante. Como suele suceder en el cine americano, cuando se inaugura un nuevo producto cinematográfico con potencial de franquicia, los productores ya planean las secuelas que la sucederán, dependiendo del éxito. Como también suele suceder, las secuelas comienzan a surgir hasta el límite de lo intolerable, hasta que los productores saben que han agotado el potencial del producto. Con X-Men no es fácil ver esta situación, fundamentalmente por el enorme sustento que posee la trama y que atraviesa cada uno de los personajes, que permite que la saga continúe extendiéndose sin agotar sus recursos. Naturalmente, no todas las secuelas de la saga gozan de la calidad del original. En este caso, X-Men 3 no se acercaba ni por asomo a la profundidad narrativa de la primera y la segunda película de la serie. Por otro lado, cuando la franquicia se dirige hacia el costado opuesto de las secuelas, las precuelas u orígenes de los personajes, siempre encuentran un sustento dramático que justifica la extensión mucho más que las secuelas. Pensemos en la última trilogía de Star Wars que, pese a por momentos caer en lo soporífero, mucho más si se la compara con la trilogía original, conseguía su justificación central en el desarrollo de la personalidad de Anakin Skywalker y su corrimiento hacia las fuerzas malignas. Esta precuela, que indaga en los orígenes de Wolverine o Lobezno, carece de los aspectos psicológicos de su equivalente en Star Wars. A diferencia del estupendo cómic en el que se basa, no indaga demasiado en los padecimientos de Logan cuando niño, y busca centrarse en el inicio del Lobezno que conocemos de la serie central de X-Men. Así la película, en su necesidad de apretar en una película lo que en el cómic en cuestión se extiende por seis números, nos asegura más acción y menos psicologismos, pero de acuerdo a las agradables convenciones de la construcción “originaria” de toda franquicia, hay mucha menos acción que en la trama central, y se agradece. Gavin Hood, quien comenzó su carrera en Hollywood con el thriller Rendition, sabe resolver con plena eficiencia las escenas de acción, pero dándole a ellas solo el peso necesario para que esta precuela tenga su razón de ser comercial y como producto de entretenimiento. El fuerte de este film es la indagación en el personaje de Logan, su contradictoria rivalidad con su hermano Victor Creed, la forma en que conoce el mal en la piel de Stryker, cuando este comenzaba a experimentar con los mutantes, y sus inicios en la aventura que lo llevará luego a unirse al incipiente grupo de reclutas de Xavier. Así nos encontramos con un Hugh Jackman súper probado como héroe al servicio de esta franquicia y con dos actores excelentes que llenan la pantalla de talento, llegando a eclipsar al propio Jackman con su presencia, Liev Schreiber y Ryan Reynolds. Si a esto le sumamos una sencilla pero no molesta historia de amor que da pie a la construcción vengativa del personaje de Lobezno, y la aparición, por primera vez reconocible y reservada para los más acérrimos fanáticos del cómic, de Gambito, en este caso como un rival que pronto se convierte en colaborador de Lobezno, tenemos un producto que trabaja de la mejor manera los elementos con los que cuenta, con valorable pericia visual, que entretiene sin pausas y cuyas virtudes permiten que no quede relegado al lugar de mero subproducto o desprendimiento de la saga central. Quizás hubiera sido mejor un poco más de acercamiento a la infancia de Logan, tal vez por momentos la película padece de un ligero (no excesivo, lo cual es loable si se lo compara con otros productos de este tipo) abuso en el empleo de digital. Pero lo cierto es que esperaba encontrarme con un producto menor de la saga, que desconociera los méritos de las primeras dos películas de la serie, y me topé con lo opuesto, un producto que encara esta travesía por los orígenes del personaje más carismático de los X-Men de la mejor manera posible. Este resultado renueva el entusiasmo por la saga, y permite que esperemos con ansias la ya anunciada película dedicada a los orígenes de Magneto, un personaje muchísimo más complejo y más rico que Lobezno.

 

Lo mejor de la película: Su correcto abordaje por igual de los orígenes del personaje y de la aventura y la acción correspondientes.

Lo peor de la película: Los conflictos en la infancia de Logan daban para un mayor desarrollo.

xmen_origenes_wolverine-2.jpg

Dirección: Gavin Hood.
País:
USA.
Año: 2009.
Duración: 107 min.
Género: Acción, ciencia-ficción.
Elenco: Hugh Jackman (Logan/Lobezno), Liev Schreiber (Víctor Creed/Dientes de Sable), Danny Huston (William Stryker), Dominic Monaghan (Chris Bradley), Ryan Reynolds (Wade Wilson/Masacre), Taylor Kitsch (Remy LeBeau/Gambito), will.i.am (Wraith), Lynn Collins (Kayla), Daniel Henney (David North/Agente Zero), Kevin Durand (Frederick J. Dukes/La Mole).
Guión: David Benioff y Skip Woods.
Producción: Lauren Shuler Donner, Ralph Winter, Hugh Jackman y John Palermo.
Música: Harry Gregson-Williams.
Fotografía:
Donal McAlpine.
Montaje: Megan Gill y Nicolas de Toth.
Diseño de producción: Barry Robison.
Estreno en USA: 1 Mayo 2009.

gavin-hood.jpg

Filmografía de Gavin Hood

Gavin Hood, director de cine sudafricano nacido el 12 de mayo de 1963 en Johannesburgo. Su película Tsotsi obtuvo el Óscar a la Mejor Película Extranjera, el primero obtenido por Sudáfrica.

    * X-Men Origins: Wolverine (2009)

    * Rendition (2007)

    * Tsotsi (2005)

    * A Reasonable Man (1999)

    * The Storekeeper (1998)