Estreno en España: 18 Marzo 2009

Puntuación: 81.jpg

los-abrazos-rotos-poster.jpg

Sinopsis

Un hombre escribe, vive y ama en la oscuridad. Catorce años antes sufrió un brutal accidente de coche, donde no sólo perdió la vista sino que también murió Lena (Penélope Cruz), la mujer de su vida. Este hombre tiene dos nombres, Harry Caine (Lluís Homar), lúdico seudónimo bajo el que firma sus trabajos literarios, relatos y guiones, y Mateo Blanco, su nombre de pila real, con el que vive y firma las películas que dirige. Después del accidente, Mateo Blanco se convierte en su seudónimo, Harry Caine. Si ya no puede dirigir películas, prefiere sobrevivir con la idea de que Mateo Blanco ha muerto con Lena en el accidente. En la actualidad, Harry Caine vive gracias a los guiones que escribe y a la ayuda de su antigua y fiel directora de producción, Judit García (Blanca Portillo), y de Diego (Tamar Novas), el hijo de ésta, secretario, mecanógrafo y lazarillo. Desde que decidiera vivir y contar historias, Harry es un ciego muy activo y atractivo que ha desarrollado todos sus otros sentidos para disfrutar de la vida, a base de ironía y una amnesia autoinducida, autoimpuesta sería más exacto. Ha borrado de su biografía todo lo ocurrido catorce años antes. No vuelve a hablar de ello, ni a hacer preguntas; el mundo se olvidó pronto de Mateo Blanco y él es el primero en no querer resucitarlo. Pero, una noche, Diego tiene un accidente y Harry se hace cargo de él. En las largas noches en que Harry cuida del chico (su madre, Judit, está fuera de Madrid y deciden no comunicarle nada para no alarmarla) le cuenta la fábula de su propia historia, para entretenerle, como un padre le cuenta un cuento a un hijo pequeño para que se duerma.

los-abrazos-rotos-2.jpg

Crítica de Cine.com por Leo Aquiba Senderovsky

Almodóvar vuelve a movilizarnos con otro melodrama tremendo, con dos hombres veteranos disputándose el amor de una atribulada Penélope Cruz. La historia es narrada a dos tiempos, por un lado vemos a Mateo Blanco, rebautizado como Harry Caine, famoso guionista que ha quedado ciego años atrás, y por otro lado vemos, quince años antes, el inicio de la relación de Ernesto Martel con la joven Lena (Cruz), desde que esta sufría por el deterioro físico de su padre y comienza a refugiarse en los paternales brazos del acaudalado Martel. Almodóvar sabe cómo congeniar misterio, seducción y melodrama, del mismo modo en que lo entendían grandes maestros como Hitchcock. Lamentablemente, la sinopsis que se publica aquí, muy similar a la difundida por la producción, revela algunos elementos propios de ese cruce entre Mateo, Lena y Martel, que en la película cobran un decisivo espesor dramático y que se desarrollan a lo largo de todo el film. Pero en el cine de Almodóvar, nada es muy impredecible, y ningún aspecto se limita a las palabras que se pueden hilar en una sinopsis. Almodóvar comienza describiendo la vida del oscuro, solitario y seductor Harry, y a partir de un proyecto que este tiene en mente para convertir en guión, la vida del hijo con síndrome de Down que Arthur Miller abandonó de niño y que creció sin guardarle rencor hasta reencontrarse con él y fundirse en un abrazo, da pie a una serie de reflexiones sobre los conflictos filiales que, uno imagina, serán la columna vertebral del film. Si así hubiese sido, no estaríamos ante un melodrama romántico sino ante un film mucho más complejo, con ribetes de otras cintas almodovarianas como Todo sobre mi madre. Pero, si bien el maestro manchego trabaja esto como una segunda línea muy clara dentro de la película (la relación entre Harry y el hijo de Judit, su amiga y productora, y el errático vínculo entre Martel y su hijo, quien nunca aceptó su homosexualidad), la figura de Lena va cobrando fuerza desde el pasado a partir de la noticia del fallecimiento de Martel, erigiéndose como el centro de las disputas de antaño entre Mateo y Martel, exponiendo la devoción y obsesión de ambos por ella (Mateo convirtiéndola en su musa y regalándole un film, y Martel, su marido, produciendo ese film para ella mientras la vigila incansablemente con la cámara de su hijo), y esta trama termina por dejar a un lado la fuerza dramática que proponen los conflictos filiales, que demandan un mayor desarrollo. Más allá de este desencuentro entre ambos componentes narrativos, estamos ante otro contundente melodrama con todas las constantes del cine de Don Pedro, con su talento particular para delinear la sensibilidad de sus personajes, y en este caso, en un claro homenaje al mundo del cine, y por qué no, de “su” propio cine. El final del film nos muestra a Harry reeditando el trunco film dirigido por él, producido por Martel y protagonizado por Lena, y nos encontramos ante una escena de aquel film que, curiosamente, se parece demasiado en sus diálogos a las clásicas comedias de Almodóvar. Lo que lleva a una pregunta obvia, que naturalmente quedará sin respuesta: ¿Cuáles son las pasiones, obsesiones y culpas de Pedro que se cuelan en el personaje doble de Mateo/Harry? En definitiva, ¿qué hay de Pedro en Mateo, y qué hay de él en Harry? Se pueden bosquejar miles de conjeturas, pero como siempre, lo que importa es la película, y con Volver, y ahora con Los abrazos rotos, Almodóvar logra trazar una línea delicada que une sus comedias histéricas y sus dramas más oscuros, en una síntesis perfecta de su complejo universo cinematográfico.

 

Lo mejor de la película: El trabajo de Almodóvar, cruzando el melodrama con el misterio y lo sugestivo, en torno a la figura del personaje de Penélope Cruz, como una musa salida del universo hitchcockiano.

Lo peor de la película: Que los conflictos filiales que parecen estar a punto de estallar, quedan sumergidos por la disputa entre Martel y Mateo por el amor de Lena.

los-abrazos-rotos-1.jpg

Dirección y guión: Pedro Almodóvar.
País:
España.
Año: 2009.
Duración: 130 min.
Género: Drama.
Elenco: Penélope Cruz (Lena), Lluís Homar (Mateo Blanco/Harry Caine), Blanca Portillo (Judit García), José Luis Gómez (Ernesto Martel), Rubén Ochandiano (Ray X), Tamar Novas (Diego), Ángela Molina (madre de Lena), Chus Lampreave (portera), Kiti Manver (Madame Mylene), Lola Dueñas (lectora de labios), Mariola Fuentes (Edurne), Kira Miró (modelo), Rossy de Palma (Julieta), Alejo Sauras (Álex).
Producción: Esther García y Agustín Almodóvar.
Música: Alberto Iglesias.
Fotografía:
Rodrigo Prieto.
Montaje: José Salcedo.
Diseño de producción: Antxón Gómez.
Vestuario: Sonia Grande.

pedro-almodovar.jpg

Biofilmografía de Pedro Almodóvar

Pedro Almodóvar Caballero (nacido en Calzada de Calatrava, Ciudad Real, 24 de septiembre de 1951) es un director de cine, guionista y productor español, el que mayor resonancia ha logrado fuera de dicho país, habiendo recibido los principales galardones cinematográficos internacionales, incluyendo dos premios Óscar, en diversas categorías. Ostenta la Orden de Caballero de la Legión de Honor francesa (1997), además de haber obtenido la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (1998).

Nació el 24 de septiembre de 1951 en Calzada de Calatrava, un pueblecito de la provincia de Ciudad Real, en una familia de arrieros, con gran presencia de mujeres, cuyo mundo plasmaría en películas como Volver. Emigró luego a Madrigalejo (Cáceres) y estudió el Bachillerato en Cáceres capital con los padres salesianos y franciscanos, aficionándose al cine.

Marchó a los 16 años a Madrid para estudiar cine, pero no pudo matricularse en la Escuela de Cine, recién cerrada. Trabajó entonces en todo tipo de empleos hasta que logró un puesto de oficinista en Telefónica que conservó durante doce años, al mismo tiempo que se sumergía de cabeza en el mundo de la movida madrileña, siendo miembro del grupo teatral Los Goliardos en el que conoció al fallecido Félix Rotaeta y a Carmen Maura, y de un dúo de punk-glam-rock paródico junto a Fabio McNamara, Almodóvar y McNamara, del que saldrían canciones tan cómicas como Gran ganga o Quiero ser mamá.

Escribió también una novela corta (Fuego en las entrañas), alguna fotonovela porno (Toda tuya) y múltiples relatos en periódicos (El País, Diario 16 y La Luna) y comics contraculturales como Star, El Víbora y Vibraciones, creando un personaje propio llamado Pathy Dhyfusa. Dirigió su primera película Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón, con unos 3000 € que obtuvo de sus amigos y el guion de Erecciones generales, que le había encargado El Víbora. Su reconocimiento popular comenzaría, sin embargo, con el filme ¿Qué he hecho yo para merecer esto? (1984), también protagonizado por Carmen Maura, actriz fetiche de sus primeros filmes. En 1985 rueda el corto Tráiler para amantes de lo prohibido por encargo de TVE para el programa La Edad de Oro, rodado en vídeo y de 18 minutos de duración.

En 1985 fundó, junto a su hermano Agustín, la compañía productora El Deseo, cuyo primer producto sería La ley del deseo (1986), al que seguirían Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988), ¡Átame! (1989) y Tacones lejanos (1991), que le permitirían lograr ya cierta repercusión internacional, sobre todo en Francia, y abundantes premios internacionales.

Mujeres al borde de un ataque de nervios sería el primer contacto de Almodóvar con los Óscar, al ser seleccionada por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood como candidata al Óscar a la mejor película en lengua extranjera. A ellas seguiría, tres años después, Tacones lejanos, sin lograr alzarse con la estatuilla.

Tras el descalabro de Kika (1993), su carrera no alcanzó un éxito rotundo hasta 1999, con el éxito internacional de Todo sobre mi madre, que se alzó con numerosos premios en todo el mundo, entre ellos el primer Óscar de Pedro Almodóvar, en la categoría de Mejor película en lengua extranjera, un éxito que había sido precedido por la candidatura en la misma categoría, en 1995, de La flor de mi secreto. En esta época comenzó el desencuentro de Almodóvar con la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, manifestando en 2003 que la Academia se había equivocado al no seleccionar su Hable con ella (2001) como candidata española para la categoría de mejor película en lengua extranjera de los premios Óscar. A la postre, la Academia hollywoodiense descartó Los lunes al sol como finalista para la citada categoría, y por el contrario premió con el Óscar al mejor guion a Hable con ella, siendo Almodóvar candidato además en el apartado de mejor director.

Sin embargo, los premios Goya de 2004 volverían a recaer en su mayor parte a la película Mar Adentro de Alejandro Amenábar, dejando sin ninguno a la La mala educación de tal modo que, un año después, Pedro Almodóvar y su hermano Agustín abandonarían la Academia española, alegando su desacuerdo con el sistema vigente de votaciones y cierta animadversión de los académicos hacia su obra.

Tras la muerte de su madre, rememoró su infancia en Volver (2006), película que supuso una especie de reconciliación entre Almodóvar y la Academia de cine española (le fueron concedidos cinco premios Goya). Además, esta película continuó la tendencia de éxito internacional, tanto de él como de su actriz principal (Penélope Cruz, la cual junto al resto del reparto femenino del film fue galardonada en Cannes).

Recibe también otros dos importantes galardones nacionales: el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en el 2006 y el Premio Terenci Moix en el 2007.

El cine de Almodóvar cultiva un naturalismo que destruye el usual costumbrismo burgués del cine español. Suele representar, por el contrario, una realidad marginal o del subproletariado urbano y abunda en elementos escandalosos y provocadores: policías corruptos, consumo de drogas, maltrato, prostitución, niños precoces, paletos filosóficos, marujas desesperadas, homosexualidad desgarrada, etc., todo ello sin renunciar a su humor irreverente y sin dejar de provocar con heterodoxas escenas de sexo, como la lluvia dorada de su primer largo en 35 mm Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón (1980). Su primer trabajo cinematográfico Folle, folle, fólleme… Tim (1978), filmada en Super 8, se circunscribe dentro de este estilo punk.

Este material escandaloso podría pretender, como en el caso de los surrealistas, épater les bourgeois («perturbar a los burgueses»). Con el tiempo, sin embargo, va puliendo su escritura y desarrollando guiones cada vez más sofisticados y coloristas, muy cercanos al melodrama clásico inspirado en Douglas Sirk.

En películas posteriores como ¡Átame!, clasificada inicialmente como X en Estados Unidos (a raíz de esta película, nació la clasificación americana NC-17, también adjudicada a La mala educación), una mujer llega a enamorarse de su secuestrador y en Kika llega incluso a trivializar la violación. También abundan, entre sus fuentes de inspiración, casi siempre autobiográficas, los elementos buñuelescos y anticlericales, como el humor negro o el cura pederasta de La mala educación, o pertenecientes a la cultura «cañí» de masas y el arte de vanguardia.

Almodóvar mezcla en sus películas lo tradicional y lo transgresor. Es característica su afición a los boleros, a Chavela Vargas, a Caetano Veloso, y en general a la estética más punk, Cutre Lux y transgresora, basada en la utilización de colores muy vivos y fuertemente contrastados, exteriores vulgares y degradados y las desproporciones violentas entre los intérpretes humanos y los entornos físicos de los edificios. Su experiencia como actor y cantante lo ha hecho transformarse en un importante director de actores y como guionista pergeña especialmente bien los personajes femeninos y las historias cargadas de dramatismo.

En opinión de Lynn Hirschberg, «Almodóvar preside sobre sus cambiantes personajes como un cura benevolente: acepta y perdona prácticamente a todos ellos, no importa lo terrible de sus pecados. Un secuestrador, un violador o un pedófilo pueden tener un corazón puro; por supuesto, los aparentemente inocentes también pueden ser culpables»

 

Filmografía

1980     Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón

1982     Laberinto de pasiones

1983     Entre tinieblas

1984     ¿Qué he hecho yo para merecer esto?

1986     Matador

1987     La ley del deseo

1988     Mujeres al borde de un ataque de nervios

1989     ¡Átame!

1991     Tacones lejanos

1993     Kika

1995     La flor de mi secreto

1997     Carne trémula

1999     Todo sobre mi madre

2002     Hable con ella

2004     La mala educación

2006     Volver

2009     Los abrazos rotos