Estreno en España: 6 Marzo 2009

Puntuación: 5.jpg

the-code-poster.jpg
Sinopsis

Gabriel (Antonio Banderas) es un ladrón que ha tenido muy poca suerte en la vida. Su situación cambia cuando se encuentra por casualidad con Ripley (Morgan Freeman), un ladrón de la vieja escuela que le escoge como compañero para su próximo gran golpe: el robo de unos valiosísimos huevos Fabergé. Ripley necesita dar este golpe para saldar sus deudas con un poderoso capo de la mafia rusa.

the-code-1.jpg
Crítica de Cine.com
por Leo Aquiba Senderovsky

– Ayer fui a ver una película.

– ¿Cuál?

– Una que se llama Thick as thieves.

– ¿Quién actúa?

– Morgan Freeman y Antonio Banderas.

– Ah, ¿pero esa no se llama The code?

– Sí, pero no, Thick as thieves se llama en Estados Unidos, en el resto del mundo le pusieron The code, parece que así se llamaba cuando la estaban haciendo, y así se estrenó fuera de Estados Unidos.

– Estos yanquis son complicados…

– Sí. Pero un poco se entiende porque el título con el que se estrenó allá es una frase que si se traduce pierde sentido.

– ¿Y qué tal está la película?

– Más o menos. Es un thriller del montón.

– Pero está Morgan Freeman…

– Eso no es ningún mérito. Últimamente Freeman está hasta en la sopa, no para de actuar.

– ¿No está bien en su papel?

– Lo hace de manual, solo aporta carisma, hace de un ladrón simpático. Como los de Ocean’s eleven, o la argentina Nueve reinas. Uno quiere que le salga bien, y ya.

– ¿Y Antonio Banderas?

– Encasillado en el papel de «latin lover», como siempre. Uno ya no sabe si pronuncia mal el inglés a propósito, porque hace de hispano, o le dan papeles de hispanos porque no ha podido aprender a pronunciar el inglés como si fuese su idioma natal.

– Pobre…

– En fin, ambos cumplen y resultan simpáticos.

– También está Radha Mitchell, ¿no?

– Sí, bella como siempre, hace de ahijada de uno y amante del otro.

– ¿Y quién la dirige?

– Mimi Leder

– Me suena…

– Es la directora de Impacto profundo, El pacificador, y otras películas olvidables como esas.

– Ah, cierto.

– Cumple, pero no brilla ni por casualidad.

– ¿Y la historia?

– Divertida, pero intrascendente, llena de vueltas de tuerca, demasiadas sobre el final. Tantas que no te da ni respiro.

– Últimamente todas los thrillers y las películas de acción son así.

– Sí, se ve que le perdieron fe a los recursos clásicos, y necesitan engañar todo el tiempo al espectador. El problema es que ya abusaron tanto de esto, que ahora se volvieron demasiado previsibles. Ya les cuesta mucho tomar por estúpido al espectador.

– Ah, entonces no te gustó.

– No me gustó, pero tampoco me molestó particularmente. Es una película que resbala con facilidad, pasa desapercibida, es igual a la mayoría.

– Entiendo.

– Y Freeman y Banderas no tienen el estilo glamoroso que ostentaba el equipo encabezado por Clooney en las tres películas de Ocean.

– Claro.

– El problema es que ahora tengo que hacer la crítica de la película.

– ¿Y?

– Y no sé qué escribir, no me inspiró nada esta película.

– ¿Y por qué no escribes todo esto que me dijiste?

– Porque no es nada, por más que lo estire no puedo decir más que esto, no es más que esto la película. Es tan intrascendente, que si tuviera que escribir un ensayo sobre la intrascendencia en el cine, no la incluiría por intrascendente.

– Algo es algo. ¿Y si lo escribes como diálogo?

– Esa puede ser una buena idea.

    Lo mejor de la película: Que divierte un poco, y no molesta.

    Lo peor de la película: Banderas encasillado, Freeman actuando de manual y sin riesgo alguno, y muchas, demasiadas e innecesarias vueltas de tuerca.

    the_code-2.jpg
    Dirección: Mimi Leder.
    Países:
    USA y Alemania.
    Año: 2008.
    Duración: 104 min.
    Género: Thriller.
    Elenco: Morgan Freeman (Keith Ripley), Antonio Banderas (Gabriel), Radha Mitchell (Alex), Robert Forster (teniente Weber), Rade Serbedzija (Nicky Petrovitch), Marcel Iures.
    Guión: Ted Humphrey.
    Producción: Lori McCready, Danny Lerner, Randall Emmett y Les Weldon.
    Música: Atli Örvarsson.
    Fotografía:
    Julio Macat.
    Montaje: Martin Nicholson.
    Diseño de producción: Nelson Coates.
    Vestuario: Ane Crabtree.
    Estreno en USA: 17 Abril 2009.

    mimi-leder.gif
    Biofilmografía de Mimi Leder

    Mimi Leder (26 de enero de 1952, Nueva York, Estados Unidos), de nombre real Miriam Leder, es una directora de cine estadounidense. Hija del director de cine independiente Paul Leder (1923-1996) y de Etyl Leder, prisionera en Auschwitz, donde conoce a su marido, entonces integrante de las fuerzas de liberación de Patton; Tiene 2 hermanos: El guionista Reuben Leder (1950) y Geraldine Leder (1962); casada con el actor Gary Werntz en 1986 con el cual tiene 1 hija: Hannah Werntz (1986). Tiene el honor de ser la primera mujer que logra estudiar dirección de cine en el prestigioso American Film Institute (AFI) de Los Ángeles, California; comienza la carrera ejerciendo como secretaria de rodaje en el telefilm Dummy (1979) y en el largometraje A veinte millas de la justicia (1980), y en series como Canción triste de Hill Street (1981)–durante seis años–; produce y dirige un corto: Short Order Dreams, y debuta como directora en la serie La ley de los Ángeles (1986). Gana dos Emmys, uno a la Mejor Dirección en Serie Dramática Urgencias (1995), y otro como productora coejecutiva igualmente de Urgencias (1996); nominada al Emmy a la Mejor dirección en Serie Dramática por China Beach (1991), (1992). Tras una exitosa carrera en la televisión se pasa a la pantalla grande con el film Peacemaker (El pacificador) una película de acción que reunía a Nicole Kidman y George Clooney. Después, con la ayuda de Dreamworks, la realizadora se embarcó en Deep Impact (1998) que recaudó más de 350 milones de dólares convirtiéndose en una de las películas más taquilleras de 1998. Después de ese éxito la cineasta se volcó en empresas más pequeñas con Cadena de favores (2000), un drama protagonizado por Helen Hunt y Kevin Spacey. Ahora, después de un largo periodo trabajando para la televisión, Leder regresa al cine con The Code (2009), un film que se podría encuadrar en el subgénero de las películas de ladrones y que está protagonizado por Morgan Freeman y Antonio Banderas.

    Filmografía

    # Thick as Thieves / The code (2009)

    # Pay It Forward (2000)

    # Sentimental Journey (1999)

    # Deep Impact (1998)

    # The Peacemaker (1997)

    the_code-3.jpg
    CÓMO SE HIZO «THE CODE»

      THE CODE es la historia de un veterano ladrón que recluta a un joven delincuente para ayudarle a llevar a cabo un último encargo y poder saldar así su deuda con la mafia rusa. Por primera vez vemos en la gran pantalla a dos estrellas de la talla de Morgan Freeman y Antonio Banderas. La directora Mimi Leder se emociona al hablar de cómo fue el rodaje, «Son dos galácticos… se les han ocurrido algunas ideas brillantes y con sus propuestas han contribuido mucho al rodaje. Ha sido un verdadero placer trabajar con ellos y desde luego que para mí ha sido una gran suerte poder contar con unos actores tan geniales para esta película». Leder y los actores trabajaron con un guión escrito por Ted Humphrey (conocido por su trabajo para televisión) para crear algo diferente, si bien la idea se centra en unos personajes icónicos y típicos, que forman el hilo conductor de la historia. Morgan Freeman da vida al veterano Keith Ripley, el verdadero antihéroe de la historia. Según Freeman, «Ripley es un ladrón de primera que lleva años trabajando por todo el mundo. Tiene muchísima experiencia, es muy culto, muy avispado y también está muy buscado por la policía». Antonio Banderas interpreta al ladrón más joven, Gabriel, el contrapunto del personaje tan aparentemente franco y sencillo de Morgan. El personaje de Banderas tiene muchos matices que van saliendo a la luz según se va desarrollando la historia. Según Banderas, «El plan es robar un objeto muy preciado, y durante casi todo el metraje del filme vemos a los ladrones preparándose para dar el golpe. Pero hay un tema subyacente: entre los dos socios hay asuntos pendientes, unos asuntos que tienen que ver con las mentiras, las relaciones humanas y sobre descubrir qué es verdad y qué es mentira». La directora Leder ha reunido a un reparto internacional para esta interesante producción, y ha contado con actores de la talla de la australiana Radha Mitchell, el neoyorquino Robert Forster, el croata Rade Serbedzija y el rumano Marcel Iures. Encontrar a la actriz que diera vida al personaje que interpreta Mitchell fue muy difícil, dada su doble moral y por cómo se identifica con Gabriel, el personaje del que se enamora Alex. «Es muy pícara, traviesa, nunca se sabe por dónde va a salir. Es una rusa que vive en EEUU, o al menos eso dice, y está metida en algún que otro lío. Sus padres son unos mafiosos y parece que ella está intentando dejar atrás ese mundo, aunque según se va desarrollando la historia, se encuentra más y más metida en el golpe», comenta Mitchell.

      Desde un principio tuvieron muy claro a quién querían para el papel del decidido policía de Nueva York, el teniente Weber: el veterano actor neoyorquino Robert Forster. Forster ya había interpretado antes a policías en varias series de televisión y películas, así que el personaje le vino como anillo al dedo. Lo único que quiere Weber es coger a Ripley, cueste lo que cueste. Según Forster, «Mi personaje está obcecado en pillar a este tío. Le tengo unas ganas que no me aguanto porque llevo años y años tras él. De hecho, es el mejor ladrón al que no he dado caza. Lo único que me importa es trincarle».

      A pesar de que casi todo el rodaje se llevó a cabo en Bulgaria, algunas de las escenas claves sí se rodaron en Nueva York. El equipo se trasladó a Brighton Beach en Brooklyn y también rodaron una escena clave en el metro de Manhattan que mantiene el look de aquellas clásicas películas de ladrones de los años setenta como «The French Connection, contra el imperio de la droga». «Este tipo de películas intenta recuperar el clasicismo de los filmes de los años setenta y de años anteriores», comenta Banderas.

      A pesar de basarse en una idea conocida, THE CODE quiere plantear una interpretación abierta, llena de giros, con una trama que va un poco más allá. «Es una película sobre ladrones, pero no se queda en ser sólo una película de género porque combina cuestiones como el amor y la traición» añade Leder. La intención de la directora es lograr que el público espere lo inesperado, con un filme que tendrá a los espectadores en tensión hasta el último momento. «En esta película, una escena puede empezar de cierta manera y terminar de otra totalmente diferente. La opinión que tenemos de los personajes cambia constantemente y eso hace que sea tan emocionante y divertida», comenta Mitchel. «La película quiere divertir al público. Es una película entretenida que se centra en la buena química que existe entre dos grandísimos intérpretes. Si bien aparecen ciertos elementos románticos, en el fondo es pura diversión», resume el productor Avi Lerner.