Estreno en España: 19 Diciembre 2008

Puntuación: 81.jpg

lakeview_terrace_poster.jpg
Sinopsis

Chris (Patrick Wilson) y Lisa (Kerry Washington) son una joven pareja que se acaba de mudar a la casa de sus sueños en California. Muy pronto descubrirán que no son bien recibidos por uno de sus vecinos (Samuel L. Jackson), un oficial de policía que empezará a acosarlos.

lakeview_terrace_1.jpg
Crítica de Cine.com
por Leo Aquiba Senderovsky

Samuel L.Jackson encabeza el elenco de este estupendo drama que de a poco, y sin perder su coherencia narrativa, va mutando hacia el más intenso thriller. Jackson interpreta a Abel Turner, un policía viudo y con dos hijos, que ve con desagrado la llegada al barrio de una joven pareja compuesta por un hombre blanco y una mujer negra. Los prejuicios raciales se enmascaran en un rechazo hacia el liberal comportamiento de esta pareja, lo que provoca que Abel comience a hacer todo lo que está a su alcance para asustar e intentar separar a la pareja. El afamado autor teatral Neil LaBute vuelve a oficiar de director en una película que poco tiene que ver con el grueso de su obra, salvo por la minuciosa construcción de personajes y situaciones, y que en todo caso, se beneficia al mostrarse como otra vuelta en la camaleónica carrera como cineasta de LaBute, que incluye películas arriesgadas y hasta fracasos estrepitosos, como su anterior film, The wicker man. Lo más logrado de este film es la corporización de los prejuicios raciales en la piel del personaje de Samuel L. Jackson. Su solo rostro frente a la ventana que da a la vivienda de sus vecinos, denota tanto un desprecio racial, como un considerable morbo. Si lo mejor de Protegidos por su enemigo surge allí, en el complejo accionar de su personaje, y su constante enfrentamiento con la pareja, los puntos más flojos recaen en la explicación del por qué de la mentalidad de Abel. Pese a que, de alguna manera, la historia demanda esa explicación, y a que la puesta en escena tolera esa apelación al pasado de Abel, parecería que el personaje puede sostenerse sin necesidad de contar las razones de su prejuicio racial. Otro de los elementos notables de esta película es la manera en que el suspenso comienza a hacerse presente, coincidiendo con la forma en que Abel despliega toda su violencia, fruto de su constante abuso del poder policial, con el único propósito de alejar a la pareja de su barrio. El clima de suspenso, que no se ve afectado por innecesarias vueltas de tuerca y se resuelve de manera previsible, resulta ampliamente efectivo y consigue, antes que aportarle a la película otros condimentos que apenas se evidencian al comienzo de la película, terminar de definir un personaje a la medida del gran actor que es Samuel L. Jackson.

Lo mejor de la película: Samuel L. Jackson, su personaje, y el creciente suspenso del film.

Lo peor de la película: La apelación al pasado de Abel, y algunas escenas algo previsibles.

lakeview_terrace_2.jpg
Dirección: Neil LaBute.
País:
 USA.
Año: 2008.
Duración: 106 min.
Género: Thriller.
Elenco: Samuel L. Jackson (Abel Turner), Patrick Wilson (Chris Mattson), Kerry Washington (Lisa Mattson), Jay Hernandez (Javier Villareal), Ron Glass (Harold Perreau), Regine Nehy (Celia Turner), Jaishon Fisher (Marcus Turner).
Guión: David Loughery y Howard Korder; basado en un argumento de David Loughery.
Producción: Will Smith y James Lassiter.
Música: Mychael Danna y Jeff Danna.
Fotografía:
 Rogier Stoffers.
Montaje: Joel Plotch.
Diseño de producción: Bruton Jones.
Vestuario: Lynette Meyer.
Estreno en USA: 19 Septiembre 2008.

neil-labute.jpg
Biofilmografía de Neil Labute

Neil LaBute (n. 19 de marzo de 1961) es un director de cine, guionista y dramaturgo estadounidense.

Nacido en Detroit (Michigan), LaBute fue criado en Spokane (Washington). Estudió teatro en la Universidad Brigham Young (BYU), donde se unió a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. En BYU conoció al actor Aaron Eckhart, quien más tarde interpretaría papeles principales en varios de sus filmes. LaBute produjo varias obras que contrastaban con el ambiente religiosamente conservador de la universidad, algunas de las cuales fueron canceladas antes de su estreno. También realizo trabajo de posgrado en la Universidad de Kansas, Universidad de Nueva York y en la Royal Academy.

En 1993, LaBute regreso a la Brigham Young University para estrenar su obra En compañía de hombres, por la cual recibió un premio de la Association for Mormon Letters. Enseñó drama y cine en la Indiana University-Purdue University Fort Wayne, en Fort Wayne (Indiana), donde realizó una adaptación de su obra al cine. La filmación duró dos semanas y costó $20.000, con lo que inició su carrera como director de cine. La película ganó el Filmmakers Trophy en el Festival de Cine de Sundance y también obtuvo premios y nominaciones en el Festival de Cine de Deauville, los Independent Spirit Awards, el Festival Internacional de Cine de Tesalónica, los Society of Texas Film Critics Awards y los New York Film Critics Circle.

LaBute ha recibido críticas positivas por sus afiladas e inquietantes representaciones de las relaciones humanas. En compañía de hombres muestra dos hombres de negocios misóginos que cruelmente conspiran para enamorar y destruir emocionalmente a una mujer sorda. Su siguiente filme, Your Friends & Neighbors, con un reparto que incluía a Aaron Eckhart y Ben Stiller, fue un impactante y honesto retrato de la vida sexual de tres parejas suburbanas. En 2002, escribió una obra fuera de Broadway titulada Bash: Latter-Day Plays, un conjunto de tres obras cortas (Iphigenia in orem, A gaggle of saints y Media redux), la cual muestra miembros esencialmente buenos de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días actuando violentamente. La obra provoco la expulsión de LaBute de la Iglesia.[1]

Su obra The Mercy Seat de 2002 fue una de las primeras respuestas teatrales a los atentados del 11 de septiembre de 2001. Ambientada en el 12 de septiembre de 2001, cuenta la historia de un hombre que trabajaba en el World Trade Center pero se encontraba lejos de la oficina con su amante durante el ataque. Esperando que su familia crea que murió durante el colapso de las torres, él contempla la posibilidad de usar la tragedia para huir e iniciar una nueva vida con su amante. Protagonizada por Liev Schreiber y Sigourney Weaver, la obra fue un éxito tanto comercial como de crítica, en gran parte debido a la voluntad de confrontar los mitos que muchos neoyorkinos habían construido para consolarse a si mismos luego de los ataques.

Posteriormente dirigió The Wicker Man, una versión estadounidense del filme británico del mismo nombre. La película, su primer trabajo de horror, fue protagonizada por Nicolas Cage y Ellen Burstyn y fue lanzada el 1 de septiembre de 2006 por Warner Bros. El filme recibió críticas negativas y tuvo una taquilla mediocre.

Filmografía

* Lakeview Terrace (2008)

* The Wicker Man (2006)

* Por amor al arte (2003)

* Possession (2002)

* Nurse Betty (2000)

* Tumble (cortometraje) (2000)

* Your Friends & Neighbors (1998)

* En compañía de hombres (1997)

lakeview_terrace_3.jpg
CÓMO SE HIZO «PROTEGIDOS POR SU ENEMIGO»

  «Mucha gente me ha preguntado qué hace el tío ‘más blanco’ de América escribiendo una película que trata del tema interracial», dice el guionista de Protegidos por su enemigo, David Loughery. «Quería desafiarme a mí mismo con algo que me sacara de aquello a lo que estoy acostumbrado, así que escribí un thriller que trata temas que no solemos ver en ese contexto». Loughery cree que mucha gente se ve reflejada en los personajes que ha creado. «Creo que la gente se identifica con la situación. Cualquier sentimiento que se tenga en cuanto a la raza y al color en las relaciones de pareja, ese sentimiento lo llevarán al cine y lo compararán con lo que verán en la pantalla». El director Neil LaBute entró en escena con su debut cinematográfico en 1997, In the Company of Men, una afilada mirada a la política de sexos. En los siguientes años, LaBute se ha construido una reputación como cineasta controvertido y escritor teatral que no tiene miedo de levantar la alfombra de ‘urbanidad’ que cubre la naturaleza más oscura del ser humano. Para Loughery, la sensibilidad única de LaBute ha hecho que fuera el director perfecto para Protegidos Por Su Enemigo. «Este es un tipo que realmente sabe cómo hacer reaccionar al público. Las películas que hace y las obras de teatro que escribe –en el buen sentido- son difíciles de aguantar, porque las situaciones que crea son terriblemente incómodas. Sabía que Neil podría aportar a la película algo que ningún otro director podría. Le dio verdadera tensión, el comportamiento entre los personajes es muy, muy real». Cuando el guión de Protegidos por su enemigo le llegó a LaBute, él vió la oportunidad de crear una historia compleja que al estar situada en Los Ángeles podía ser interpretada en varios niveles diferentes. «He vivido el tiempo suficiente en Los Ángeles para ser consciente de la tensión racial que puede llegar a crecer dentro de los hogares, de la agresión en las calles y de ese tipo de cosas», reflexiona LaBute. A pesar de que el enfrentamiento entre opuestos en la película tiene una carga racial, LaBute y Loughery entienden que este tema racial es sólo una faceta de esta historia de batallas entre vecinos. «Protegidos Por Su Enemigo no trata tanto del tema racial como del espacio personal, los límites y de la cantidad de terreno que la gente puede recorrer para proteger su propiedad», comenta el guionista. «Creo que todos hemos estado en la situación de mudarnos cerca de alguien que arruina nuestra calidad de vida. Puede ser un perro que no deja de ladrar, un adolescente con una banda en el garaje o cualquier otra cosa, pero todos sabemos que cosas muy pequeñas entre vecinos pueden convertirse en una contienda sin cuartel. Esta es la extrema versión de esa historia».

  «Es el conflicto de una persona que ha crecido con cierta escala de valores y no cree en el tipo de vida de lo que ve a través de la valla», explica el director. «Todos hemos vivido al lado, encima o debajo de otros y hemos sentido, ‘Dios mío, ¿qué están haciendo? ¿Por qué hacen ese ruido todo el tiempo?’ Pero cuando uno de esos vecinos es un policía, nos deja sin defensas y con un sentimiento de incertidumbre, ‘¿y ahora qué hago?'»

  «Este elemento ciertamente no es racial», continúa LaBute. «Podrías elegir a un buen actor de cualquier etnia para interpretar al personaje de Abel Turner. Tommy Lee Jones, Edward James Olmos, podrían haber hecho el papel de este hombre que no se da por vencido frente a sus vecinos».

  Al final, dice Loughery, él quiere que el público se sienta incómodo viendo Protegidos por su enemigo. «Quiero que se revuelvan en las butacas, pero al mismo tiempo que estén entretenidos y que pasen un buen momento».

  Samuel L. Jackson leyó el guión y aceptó hacer el papel de Abel cuando la película estaba aún en etapas de desarrollo muy tempranas. «En la primera lectura pensé que era una historia convincente», dice Jackson, que ha trabajado en películas tan aclamadas como Pulp Fiction y Fiebre Salvaje (Jungle Fever). «Trata del enfrentamiento entre un interesante tipo de personalidades, con una vuelta de tuerca en cuanto a quién llamaríamos racista en la película. Sencillamente yo interpreto a alguien del que todo el mundo normalmente pudiera pensar que pertenece a una cultura dominante. Es universal en la manera en que se desarrolla».

  Jackson sabía que la experiencia de LaBute como escritor de teatro sería interesante para desarrollar a los personajes del guión. «Neil tiene una visión muy interesante», dice Jackson. «También nos permitió que aportáramos cosas que luego funcionaron y calzaron dentro de la historia. Nos dejó hacer todo lo que necesitamos para dar una sensación de realidad y honestidad».

  Kerry Washington, la actriz que interpreta a Lisa, dice que la fuerza de los personajes y la historia del guión son la clave para el éxito de este drama. «Esta película está muy bien escrita», dice la actriz, conocida por el retrato de la mujer de Ray Charles, Della Bea Robinson en Ray. «Para mí, los mejores filmes son los que tratan de gente común en situaciones extraordinarias, y esta película es en gran medida acerca de tres personas normales que se encuentran en el lugar equivocado en el momento equivocado. Abel, Chris y Lisa son gente bastante normal que sufre toda la presión del mundo, desde el embarazo a la muerte. Parece que la vida por momentos se torna imposible. Encontramos a estas personas en su momento límite».

  Patrick Wilson, que interpreta al marido de Lisa, Chris, alaba la habilidad y predisposición de LaBute para explorar las complejidades y la interacción de las historias de los tres personajes principales. «Él sabe cómo capturar las relaciones disfuncionales y llevarte donde los personajes van», dice el actor. «Conduce a los personajes hacia adelante. Siempre sabe lo que quieren. Eso le viene de ser un magnífico escritor de teatro. Hay algo sin dirección y crudo en la manera que escribe que me encanta. Le da a los hombres personajes realmente ricos».

  «Neil es asombroso», coincide Washington. «Es una de esas personas que siempre tiene sentido del humor. No importa si son las 7 de la mañana o medianoche, siempre tiene buen talante. Además es un buen jugador de equipo. Respeta a todo el mundo en todas las posiciones y quiere que todos hagan su mejor trabajo. Para mí lo más importante en un director es que sea capaz de contratar a los mejores y luego dejarles trabajar en su propia magia, y lo puedes ver haciendo eso en cada uno de los departamentos. Permite a todo el mundo ser parte del proceso, eso es lo que me fascina del cine, es un esfuerzo colectivo».

  Cuando Loughery oyó que Samuel L. Jackson había sido elegido para interpretar a Abel Turner, supo que los realizadores habían tomado la decisión correcta. «Pensé, este tipo es perfecto para este papel», recuerda. «Es amenazador y encantador al mismo tiempo, así que su personaje es ambas cosas, amable y temible. Es de verdad una gran interpretación».

  Jackson, dice él, utiliza el humor para difuminar la sensación de peligro que Turner cultiva. «Tiene un sentido del humor extraño y creo que es un gran aporte al personaje», dice el guionista. «Supongo que se puede decir que es el malvado de la historia, pero él no se ve a sí mismo de esa manera. Él está protegiendo su propiedad y hace lo que cree que es correcto para su familia y para él».

  Con Jackson comprometido para interpretar a Turner, el reto para el director Neil LaBute era poder reunir un reparto lo suficientemente poderoso como para estar a la altura de este actor, famoso por su presencia dinámica en la pantalla.

  Patrick Wilson, quien interpreta a Chris Mattson, es un actor muy conocido de teatro con dos nominaciones a los Tony en su haber, así como los papeles protagonistas en la versión para el cine de El Fantasma De La Ópera (Phantom of the Opera) de Andrew Lloyd Webber, en Juegos Secretos (Little Children) y la premiada producción de HBO Angels in America. No dudó ni un momento cuando se le ofreció el papel. «Me encantó el guión desde la primera vez que lo leí», dice. «Me interesan los proyectos que no sólo son un desafío para los actores, sino también que tocan la conciencia social y tal vez hacen pensar un poco a la gente».

  «Nunca haría una película solo para hacer una declaración de principios», agrega. «Pero está bien cuando haces una película que refleja el mundo tal y como es y cuando interpretas a personajes con defectos. Es una historia de personajes y a la vez es una película muy entretenida de ver».

  «El misterio con una persona como Chris, o cualquier tipo de carácter suave, es ¿cómo se siente en realidad?, dice Wilson. «Él no es sólo este buen tipo que todo el tiempo está sonriendo. Tiene sus problemas y sus pequeños secretos aquí y allá».

  Wilson puntualiza que Chris reacciona frente a Abel de la misma manera que lo hace frente al padre de Lisa, que también lo desaprueba. «Parte del desafío en la relación es que tanto el padre de Lisa como este vecino son personas dominantes y fuerzas antagónicas en la vida de este hombre. ¿Es porque son estos hombres o porque los dos son negros? A Chris, creo, no le importa de qué raza sean. Sencillamente son dos hombres que le dicen de qué manera tiene que vivir su vida».

  A pesar de que Jackson conocía el trabajo de Wilson como actor, nunca realmente habían coincidido. «Fue genial verlo buscar y encontrar cosas y que se diera cuenta de que se podía relajar y que podía proponer cualquier cosa que se le ocurriera tanto a mí como a los demás», cuenta Jackson. «Y supongo que porque conectamos de esa manera, fuimos capaces de dejarnos llevar por un proceso muy interesante en los momentos en los que nuestros personajes eran dominados por la ira».

  Wilson no es un principiante en el cine, pero trabajar con una estrella del calibre de Jackson fue intimidante en un principio para él. «Nuestro proceso de ensayo fueron probablemente unos dos minutos en los que nos dijimos ‘hola’ y hablamos de golf», recuerda. «Al principio, los actores son como dos boxeadores que tratan de acostumbrarse al otro en el ring, ¿sabes? Los primeros rounds son una especie de danza en la que tratas de saber quién es el otro. Ha estado en tantas películas y en tantos personajes que eso está presente, no puedo dejarlo de lado».

  Cuando el guión de Protegidos Por Su Enemigo llegó a Kerry Washington, inmediatamente se sintió intrigada. «Realmente me gustó la idea de ver a esta pareja en la pantalla», dice la actriz. «Sentí que no habíamos visto antes este tipo de pareja progresista, moderna».

  Patrick Wilson estuvo impresionado con la espontaneidad que Washington aportó al papel. «Kerry interpretó al personaje de una manera que ni siquiera había visto en el guión», cuenta el actor. «Le ha dado a su personaje mucho optimismo y mucha alegría a la relación entre Lisa y Chris».

  Washington siente la misma admiración por su compañero. «Él ha aportado muchísimo al personaje y a la dinámica entre marido y mujer. Es el tipo de actor que te inspira a ser mejor actor. Porque cuando lo veo trabajar, sé que mi trabajo va a quedar muy mal si no hago mis tareas».

  Washington quería interpretar a Lisa porque, «creo que Lisa desafía muchos estereotipos acerca de lo que es una mujer negra, pero al mismo tiempo representa mucho de lo que una mujer negra es. Ella es moderna, inteligente y con una mente abierta, una intrépida mujer negra en una relación de pareja sana. La siento como alguien que cualquiera puede conocer».

  Su papel en Protegidos por su enemigo reúne varios elementos que Washington adora como actriz. «Me encanta hacer películas con acción, dobles y peligro, pero lo que más me atrapa de un proyecto son los personajes y la verdadera historia que hay detrás. Esta película es una oportunidad para todo eso. Tiene muchos personajes interesantes, complejos y verdaderos y eso es algo que dentro del contexto es emocionante y excitante».

  A pesar de que Washington y Jackson han estado en los mismos círculos sociales por bastante tiempo, esta es la primera vez que trabajan juntos. «Nos vemos en los sitios más extraños», cuenta Jackson. «Nos hemos cruzado en Cannes, en estrenos y fiestas, pero nunca habíamos tenido la oportunidad de trabajar juntos. Y, ¡vaya! Tiene una energía increíble».

  Por su parte, Washington comenta, «Sam Jackson en el papel de Abel Turner es una elección brillante. Me encanta, no importa lo que haga, pero en este papel está genial porque Abel es muy inteligente, carismático y adorable y, sin embargo, es un hombre que sufre muchísimo y se desquita con Lisa y Chris».

  Otra relación importante de Lisa en la película es la que tiene con la hija de Abel, Celia. «Me gustan mucho las escenas entre Lisa y Celia», dice Washington. «Creo que es una gran parte del conflicto entre generaciones. No es sólo una historia de malentendido interracial, también es una historia de diferencias socioeconómicas y diferencias de edad. Lisa es capaz de conectar con Celia en un modo del que no es capaz de hacerlo con Abel, sólo porque con Abel las edades son más parecidas».

  Marcando en esta película su quinta aparición en un filme, la joven actriz que interpreta a Celia, Regine Nehy, sostiene una escena emocional con Washington y Jackson que es cuando Abel Turner descubre que su hija ha estado, secretamente, pasando tiempo con Lisa. «Mi personaje está realmente intrigado con Kerry porque ella está interesada en un chico del colegio que es de diferente raza», cuenta Nehy. «Por eso ella quiere consejo de Kerry de cómo ocultárselo a su padre».

  Nehy, cuya carrera ha sido vertiginosa desde su primera película en el año 2007, nunca pierde la oportunidad de aprender de los actores más experimentados del plató. «Sam es un actor increíble», opina. «Lo miro todo el tiempo, cuando está rodando y después de cada ‘corten’, él siempre está ensimismado. Trabaja en sus líneas o se concentra, lo que me enseña que siempre hay que estar atento y listo para repetir la secuencia.

  El prometedor actor Jay Hernandez interpreta un papel crucial en la película. Jackson dice que su entusiasmo y ambición le recuerdan a sus primeros tiempos en la industria del cine. «Jay llegó al final del rodaje, pero se adaptó inmediatamente. Contactamos en un instante. Es genial estar con estos actores jóvenes que están empezando y hablan con tanta energía de lo que están haciendo y de lo que van a hacer».

  Hernandez interpreta al oficial Javier Villareal, el compañero joven de Turner en el cuerpo de policía. Él cuenta que su personaje tiene como modelo al papel que interpreta Jackson, un sentimiento que él también tiene por el veterano actor. «Una de las razones por las que acepté este papel fue para trabajar con Sam. Siempre he sido un gran admirador de su trabajo. Tiene muchísima presencia y además es un muy buen tipo. Muy generoso, ¡incluso me dio un par de sus líneas!»

  La mayor parte de Protegidos por su enemigo fue rodada en Walnut, California, a unos 40 kilométros al este de Los Ángeles. La calle sin salida donde Turner y los Mattsons viven está ubicada frente a una magnífica colina y en un área donde hay formado un cañón.

  «Una de las cosas que queríamos hacer desde el guión era situar esta historia con un telón de fondo en el que se percibiera que vivían en California del Sur», cuenta Loughery. «Un lugar que creemos es seguro pero en el que la naturaleza tiene sus propias ideas».

  «El vecindario donde Abel, Chris y Lisa viven está construido dentro de esas colinas y constantemente está amenazada por derrumbamientos de tierra y lodo, terremotos e incendios», explica. «En la historia, casi desde el día en que se mudan a la casa hay una sensación de que algo fuera de control se aproxima. Mientras la historia llega al momento de máxima tensión entre los porsonajes, estalla un verdadero apocalipsis justo al otro lado de la colina».

  La especificidad de la localización requirió encontrar a alguna gente que estuviera dispuesta a prestar su casa durante cinco semanas y una comunidad que aceptara tener un equipo de rodaje en sus calles durante 25 días.

  Los realizadores se aprovecharon de una herramienta poco usual para su búsqueda en las primeras fases de preproducción, el Google Earth, un servicio en la red que provee al usuario una vista aérea de los vecindarios completos. «Miramos muchas casas», cuenta el director artístico Bruton Jones. «Exploramos muchos vecindarios diferentes y fuimos y golpeamos en las puertas de las casas. Tengo que decir que nuestra sociedad puede ser bastante confiada. Porque allí estábamos, unos completos extraños diciendo, ‘Hola, sabemos que tiene una piscina detrás de su casa, ¿podemos verla?'»

  «Terminamos nuestra búsqueda en Walnut, que es una comunidad planificada y tradicional», continúa Jones. «Y que reunía muchísimos más de los elementos que requeríamos que las otras alternativas. Tenía muchas de las referencias visuales del guión, en particular la manera en la que se puede ver el jardín del otro desde una ventana u otra».

  «A pesar de que estábamos en un vecindario del suburbio, no queríamos que todas las casas fueran exactamente iguales», dice LaBute. «Queríamos que el contraste entre nuestras dos casas principales fuera fuerte. A pesar de que el cul-de-sac tiene la mayoría de las casas con un estilo español, incluyendo la de Abel, tuvimos la suerte de encontrar una casa para Chris y Lisa que es más un falso estilo Cape Cod».

  Protegidos Por Su Enemigo fue el primer trabajo del diseñador de arte junto a LaBute. «Lo que un director aporta al guión es lo que automáticamente sienta las bases de cómo será el rodaje», opina Jones. «Y Neil, pone mucho sobre la mesa. Es un poco controvertido y muy cerebral. Frecuentemente hay un sutil sub-texto por debajo de la superficie, cosa que me ha permitido explorar más de lo habitual».

  LaBute y Jones decidieron crear interiores que reflejaran el estilo de vida y los valores de las dos diferentes familias para dotar de una ilustración visual de las diferencias. «Hablamos mucho del color de los muebles», cuenta. «La casa de Abel es cálida, con un ambiente cuidado que se centra en los chicos, y su opuesto, la casa de los Mattson, es más fría y moderna».

  Los realizadores también trataron de crear el reflejo visual de la temperatura ascendente, de las llamaradas brillantes y de los temperamentos explosivos. Para crear un look homogéneo, los jefes de los departamentos tuvieron que unificar los platós, la luz y el vestuario para que reflejaran estos temas candentes.

  Jones continúa, «para la casa de Turner, agregamos pequeños elementos rojos. Queríamos mostrar que Abel era el impetuoso y dinámico en la relación con sus vecinos. Al rojo le agregamos naranjas y amarillos a lo largo de la casa, sutilmente, para que sólo se vieran en segundo plano.

  «La paleta de colores para Chris y Lisa es un reflejo de cómo son ambos, tanto interna como externamente’, explica el diseñador. «El mundo de Chris y Lisa es más gráfico y culturalmente más diverso en la superficie. Colores sofisticados y telas con motivos gráficos envuelven su mundo. Utilizan los iconos comunes de la cultura en su intento para validar su diversidad».

  Junto a Jones y LaBute, el director de fotografía Rogier Stoffers y la diseñadora de vestuario Lynette Meyer ayudaron a darle a Protegidos Por Su Enemigo una apariencia unificada. Meyer, quien ya había trabajado con LaBute en muchas de sus películas anteriores, entendió la importancia de los detalles más pequeños, como acentuar con pequeños detalles en rojo el vestuario de Celia Turner y el de Lisa Mattson con una gráfica moderna en el estilo del Norte de California.

  «Queríamos que los personajes se vieran cómodos y reales», cuenta Meyer. «Los colores que utilizamos han sido muy cálidos, lo que comunica la tensión tanto física como a nivel subconsciente». «El personaje de Lisa Mattson, necesitaba ser orgánico y natural. Utilicé a muchos diseñadores y telas ecológicas para lograr que se plasmara un sentimiento muy diferente del mundo de Abel Turner. Además, Kerry Washington está muy interesada en el ‘movimiento consciente del vestuario’ por lo que estuvo muy involucrada en su apariencia en la película. Y finalmente, quería crear un personaje que estuviera a la moda, con los pies en la tierra, sexy pero fuera del cliché».

  Otra pieza clave en crear un sentimiento y un look único en el filme fue Ben Bray, el muy conocido coordinador de secuencias de dobles, que trabajó en numerosas películas como No Es País Para Viejos (No Country for Old Men), Las Crónicas De Narnia (The Chronicles of Narnia) y Extrañas Coincidencias (I Heart Huckabees).

  A Kerry Washington le encantó el desafío de rodar sus propias secuencias de acción y quedó impresionada con la pericia de Bray. «Es fantástico», dice ella del veterano actor. «La primera vez que Sam, Patrick y yo vimos la secuencia final, parecía que éramos tres niños, viendo por primera vez el ballet del Cascanueces».

  «Fue excitante verlo hacer esos movimientos tan precisos y espero haber podido llegar a algo cercano a lo que ellos hicieron», dice la actriz. «Muchas veces los coordinadores de dobles coreografían las cosas pero no necesariamente a los actores. Ellos coreografían para sus dobles, para que lo que hagan esté bien o para lo que hacen ellos mismos. Siempre pongo atención y les hago saber que sé lo que estoy haciendo y que entiendo cuál es su trabajo».

  Jackson se hace eco de esa idea cuando dice, «es sorprendente para ellos que tú puedas hacerlo y de una manera específica que lo puedes hacer quedar tan bien como ellos esperaban. Así que es algo bastante divertido de hacer».

  Y agrega, «hice todo lo que pude, pero dejé que el doble hiciera algo también. Ya sabes que a los dobles les gusta ser derribados. Así que si los contratamos, probablemente los dejaremos caer».

  Bray dice que la experiencia en esta película ha sido ideal. «Es más desafío cuando tienes que aproximarte a la realidad lo más posible, por eso desde nuestro primer encuentro, lo que traté de lograr era que los dobles no parecieran dobles. Todo tenía que ser real y no parecer que estuviese coreografiado para nada. Por suerte, Neil y yo estábamos en la misma sintonía en lo que a esto se refería. Sus notas eran que deberíamos hacerlo parecer lo más real posible, y eso es lo que hicimos. Él sabe exactamente lo que quiere y esa es la manera más fácil de trabajar. Me gustaría que todos los directores fueran como él».