Estreno en España: 25 Abril 2008

Puntuación:


Sinopsis

Ben «Finn» Finnegan está obsesionado por encontrar un suculento tesoro del siglo XVIII. Para la búsqueda, Finn ha invertido todo lo que posee, incluido su matrimonio con Tess y su viejo barco de salvamento, que está más que oxidado. Justo cuando Tess ha comenzado a hacerse una nueva vida, trabajando en el lujoso yate propiedad del multimillonario Nigel Honeycutt, Finn descubre una pista clave para encontrar el lugar del tesoro. Confiado en que su suerte va a cambiar con esta nueva información, Finn se las arregla para subir a bordo del yate de Nigel y convencer al magnate y a su hija, Gemma (Alexis Dziena), para unirse a la búsqueda del tesoro español. Incluso Tess no puede resistirse al reclamo de descubrir finalmente el tesoro que les ha eludido durante tanto tiempo. Pero no son los únicos que persiguen el valioso premio. El que fuera una vez mentor de Finn, Moe Fitch, y un gánster local llamado Bigg Bunny tienen la intención de llevárselo.


Crítica de Cine.com
por
Leo Aquiba Senderovsky

Sería difícil, mejor dicho imposible, encontrar hoy un exponente de género puro. Todas las películas, algunas más, otras menos, tienden a la mezcla de géneros, cual si fueran ingredientes de un plato fuerte. Los ingredientes aquí son bastante claros y reconocibles. Cine de aventuras (de tesoros, para más datos), romance y comedia. Las dosis no necesariamente deberían ser iguales (nunca lo son). Tampoco la mezcla de estos géneros es un defecto en sí, ni su falta de decisión por uno de ellos. El problema deviene de la claridad en la segmentación genérica, lo que permite reconocer que, en este caso, las piezas actúan por separado y no encajan para nada. Hay sí una clara intención de privilegiar el atractivo del género de aventuras, y hay una pareja protagónica con una probada química, a la manera de Michael Douglas y Kathleen Turner en Tras el corazón verde y La joya del Nilo, dos exponentes básicos del cine de aventuras y romance. En este caso, la desbordante química de Matthew McConaughey y Kate Hudson parecería salir sin tapujos del límite que el guión les impone, afectando por consiguiente el interés por la línea de aventuras, ya de por sí golpeada por la zoncera de su planteo y una torpe tendencia a la sobre-explicación histórica. Hay que decirlo, esta película no merece demasiada reflexión. Sin embargo, aún más imperdonable es que su extremo facilismo termina por perjudicar el entretenimiento básico, en una propuesta de la que solo se salva el bueno de Donald Sutherland, solo por estar todo el tiempo con cara de qué-hago-en-esta-película.


Dirección: Andy Tennant.
País:
USA.
Año: 2008.
Duración: 113 min.
Género: Comedia romántica, aventuras.
Elenco: Matthew McConaughey (Ben «Finn» Finnegan), Kate Hudson (Tess Finnegan), Donald Sutherland (Nigel Honeycutt), Ewen Bremmer (Alfonz), Alexis Dziena (Gemma Honeycutt), Kevin Hart (Bigg Bunny), Ray Winstone (Moe Fitch), Malcolm-Jamal Warner (Cordell), Brian Hooks (Curtis), David Roberts (Cyrus).
Guión: John Claflin, Daniel Zelman y Andy Tennant; basado en un argumento de John Claflin y Daniel Zelman.
Producción: Donald De Line, Bernie Goldmann y Jon Klane.
Música: George Fenton.
Fotografía:
Don Burgess.
Montaje: Troy Takaki y Tracey Wadmore-Smith.
Diseño de producción: Charles Wood.
Vestuario: Ngila Dickson.
Estreno en USA: 8 Febrero 2008.


Biofilmografía de Andy Tennant

Andy Tennant (Chicago, Estados Unidos, 1955) es un director de cine, director de televisión, guionista y bailarín estadounidense. A pesar de haber nacido en Chicago, Tennant creció en Flossmoor (Illinois). Su padre fue Don Tennant, un publicista afamado que trabajó en la Leo Burnett Agency en Chicago. Se graduó de la Homewood-Flossmoor High School en 1973. Estudió teatro en la Universidad del Sur de California. Está casado con Sharon Johnson-Tennant, con quien tiene cuatro hijos, incluyendo trillizos.

Filmografía

* Hitch (2005)

* Sweet Home Alabama (2002)

* Ana y el rey (1999)

* Ever After (1998)

* Fools Rush In (1996)

* It Takes Two (1995)


CÓMO SE HIZO «COMO LOCOS… A POR EL ORO»

1. El proyecto

  Andy Tennant había estado buscando explorar un nuevo terreno en la pantalla grande cuando recibió un primer borrador del guión «Como locos…A por el oro», de John Claflin & Daniel Zelman. «Leí el material y pensé que realmente tenía una buena base, sin juego de palabras, y que era una oportunidad de oro para hacer una película verdaderamente importante y divertida con todos los elementos que a mí me gustaría ver en una comedia de aventuras», recuerda Tennant. «Supe que podía aportar mucho, así que me embarqué en una nueva versión de siete meses durante el cual, admito, me volví un poco obsesivo. Realicé bastante investigación sobre la leyenda de la Dote de la Reina, cosas que habían ocurrido con auténticos buscadores de tesoros y lo que habían encontrado». El productor Bernie Goldmann comenta: «Cuando leí el guión, pensé que era un gran concepto para una película romántica de aventuras. Siempre había encontrado las películas de Andy sumamente entretenidas, así que le envié el guión. Sabía que sería un gran regalo». El productor Donald De Line añade: «Si te fijas en el conjunto de su trabajo verás que Andy, sin duda, es estupendo con la comedia. Posee un instinto increíble para saber dónde está el humor y el corazón y siente un gran cariño por sus personajes. Sabía que lo que hace tan brillantemente con las relaciones, al combinarlas con una gran historia de aventuras, la convertiría en una popular comedia romántica de acción «. Tennant señala: «Creo que parte del motivo por lo que me atrajo esta historia en particular es porque la búsqueda del tesoro no es solo por el dinero. Tiene que ver con esa pareja que se enamora mientras comparten la pasión por esa búsqueda y su descubrimiento. Pero en el mundo real quizá eso no fuera suficiente, así que, cuando les conocemos, están a punto de divorciarse. Para ellos, el tesoro pueda que sea un medio para volver a unirse. Y eso, para mí, era divertido». Para interpretar los papeles principales de Ben «Finn» Finnegan y su ahora ex esposa, Tess, los cineastas volvieron a reunir a Matthew McConaughey y Kate Hudson, cuya probada química ya ganó los corazones de los espectadores en el éxito de 2003, «Cómo Perder a un Chico en 10 Días». «Fue estupendo participar en esto y además pisar terreno conocido en cuanto a Matthew,» afirma Hudson. «Siento una total debilidad por él. Es muy atractivo; no hay nada fuera de sitio en su cuerpo. Podemos hacer el tonto y pasárnoslo en grande, pero también sabemos cómo sacarnos partido a la perfección».

  «Kate y yo pelemos y flirteamos la mar de bien», dice McConaughey sonriendo. «La química tiene que ver más con lo que ocurre entre líneas que lo que pasa realmente en ellas y, por alguna razón, parece que funciona entre nosotros. Kate tiene una chispa especial por lo que es muy fácil sentirte atraído. También es muy aguda y con un sentido del humor muy oportuno, lo que hace que se mantenga radiante, pero un tanto incisiva».

  «Necesitábamos a una pareja que pudiera reñir; y debían de estar bastante equilibrados para que se supiera que cada uno de ellos podía hacerlo tan bien como el otro», comenta Tennant. «Matthew y Kate tienen los dos tanto talento y se fusionan con sus personajes tan profundamente, que hubo chispa inmediatamente. Y debido a su anterior colaboración, el público ya sabe cómo son cuando se enamoran, así que podíamos saltarnos el matrimonio y pasar directo al divorcio», dice riendo.

  De hecho, la historia empieza el mismísimo día en que su divorcio está en su fase final. Pero mientras Tess está hundida emocionalmente, convenciéndose a sí misma que está hacienda lo correcto, Finn tiene que hacer frente a un hundimiento de otra índole. Bajo el agua e inconsciente del desastre que se está desarrollando en la superficie, Finn se las ha arreglado para hundir su barca y, con ella, cualquier esperanza de regresar a tiempo a la ciudad para tratar de detener a Tess y que no termine con su matrimonio de una vez por todas. Pero aparte del desastre, emerge una brusca esperanza—un trozo de plato que demuestra que está más cerca que nunca de encontrar la Dote de la Reina, una fortuna nunca revelada en oro y joyas que ha tenido desconcertado a los buscadores de tesoros durante casi 300 años.

  McConaughey dice: «Y así era, el mismo día en que su mujer se divorciaba de él, Finn encuentra una nueva pista—una gran pista— sobre el tesoro que han estado buscando durante los últimos ocho años. Eso demuestra que el tesoro está allí y, si puede mostrarle a ella de que después de todo están en el camino correcto, tal vez ella le de otra oportunidad y no seguirá con el divorcio. Finn tiene el don de ponerte de su lado con su forma de hablar, y la suerte—o ¿es el destino?— está más veces de su lado que no. Si te mantienes a su lado el tiempo suficiente, estarás bien… solo que no estás muy seguro a dónde va o cómo demonios va a llegar. Lo fastidia todo constantemente, pero en parte es por lo que Tess se enamoró de él, creo».

  Y da la casualidad que el instinto de Finn era bueno. La pareja se había enamorado mientras investigaban la Dote de la Reina y se pasaron todo su matrimonio buscándolo. Ahora que puede que estén a punto de desentrañar por fin el misterio, Tess va a retirarse de la búsqueda. Por más que lo intente, Tess no puede ignorar la importancia del último descubrimiento de Finn más de lo que puede resistirse a Finn.

  «Te da la sensación de que Finn vuelve loca a Tess», admite Hudson. «Ella le ama, pero él es absolutamente irresponsable y no piensa antes de actuar y a Tess le resulta difícil confiar en su buen juicio. A medida que conoces su relación, entiendes por qué existe esa especie de: ‘Te quiero, pero no puedo estar cerca de ti, pero tampoco puedo alejarme de ti’, ese tipo de sentimiento. Naturalmente, cuando al fin Tess da el paso para acabar con su matrimonio, Finn se las apaña para regresar a su vida y continúa volviéndola loca», dice riendo.