Estreno en España: 22 Febrero 2008

Puntuación:


Sinopsis

Dean (Jamie Bell) vive en lo que parece ser una perfecta comunidad de vecinos. Su mejor amigo, Troy (Joshua Janowicz), se acaba de suicidar. Troy era el máximo traficante de anfetaminas del instituto, y al morir, deja su legado a Dean. Los compañeros de clase, en un intento de recuperar todo el «material», planean el secuestro del hermano de Dean. Pero su torpeza es tal que se equivocan y capturan al chico equivocado. En esta aparentemente fantástica comunidad, jóvenes y adultos pertenecen a dos mundos paralelos: unos, exprimiendo la vida al límite; los otros, absortos en sus idílicas y vacías vidas. Y mientras, Dean debe arreglárselas solo.


Crítica de Cine.com
por
Leo Aquiba Senderovsky

En muchos videojuegos, particularmente los de acción, hay un elemento que aparece recurrentemente, y que algunos denominan painkillers. El personaje va tomando painkillers a medida que los encuentra y con ello incrementa sus niveles de energía. Historia de un secuestro (tal el pobre título con el que se presenta en España esta película) nos muestra un claro paralelismo entre el videojuego Chumscrubber, título original de la película, y la comunidad en la que vive Dean. Una sociedad anestesiada, adicta a los painkillers, y con una perversa sonrisa siempre dibujada en su rostro. Zombies, como los que mata el protagonista del juego. Los jóvenes del lugar, de hecho, constantemente hacen referencia a sus «niveles de energía», como si fueran personajes de ese videojuego. Historia de un secuestro nos recuerda, en muchos momentos, a The Truman Show. El mismo tipo de barrio cerrado, el mismo nivel de maquillaje que barre bajo la alfombra lo que realmente sucede. En el medio, algunas subtramas simpáticas, como el vuelco alucinatorio del alcalde interpretado por Ralph Fiennes, que le agregan algo de espesor pero terminan volviéndose inútiles frente a la trama central. Historia de un secuestro no se revela como un film convencional, intenta integrar todas las historias a un mecanismo a veces complejo, y otras veces, plasmado a través de ideas visuales algo torpes. El resultado, una película inteligente, con algunos visos de comedia, y algunas fallas propias de un guión que sabe arriesgarse, colocándose con facilidad en el espacio que Hollywood le ha dejado al cine independiente, con familias disfuncionales, adolescentes sin rumbo, y todos los tópicos habituales de esta clase de cine, pero amparados en un «twist» alocado, poco común y bastante ingenioso.


Dirección: Arie Posin.
Países:
USA y Alemania.
Año: 2005.
Duración: 108 min.
Género: Drama.
Interpretación: Jamie Bell (Dean Stiffle), Ralph Fiennes (Michael Ebbs), Carrie-Anne Moss (Jerri Falls), Glenn Close (Sra. Johnson), Rory Culkin (Charlie Stiffle), Rita Wilson (Terri Bratley), Justin Chatwin (Billy), William Fichtner (Dr. Bill Stiffle), John Heard (oficial Lou Bratley), Jason Isaacs (Sr. Parker), Camilla Belle (Crystal Falls), Tim DeKay (Sr. Peck).
Guión: Zac Stanford; basado en un argumento de Arie Posin y Zac Stanford.
Producción: Lawrence Bender y Bonnie Curtis.
Música: James Horner.
Fotografía:
Lawrence Sher.
Montaje: William S. Scharf y Arthur Schmidt.
Diseño de producción: Patti Podesta.
Vestuario: Mary Claire Hannan.
Estreno en USA: 5 Agosto 2005.

Noticias relacionadas:

Historia de los premios de un secuestro, y algo más