Estreno en España: 9 Noviembre 2007

Puntuación: 61.jpg

 

thegoldenage1_large.jpg

 

Sinopsis

La reina Elizabeth I de Inglaterra (Cate Blanchett) debe enfrentarse a la traición en el seno de su familia y a sangrientas tentativas de apoderarse de su trono. Elizabeth es consciente del cambio religioso iniciado en el siglo XVI en Europa, y el poderoso rey español Felipe II (Jordi Mollà) está decidido a restaurar el catolicismo en Inglaterra con la ayuda de su ejército y su invicta armada. Mientras la reina estudia cuál es su mejor opción en el extranjero, su consejero de confianza, sir Francis Walsingham (Geoffrey Rush) sigue manipulando a la Corte con maestría y trabajando para consolidar la monarquía absoluta. Gracias a su complicada red de espías, Walsingham descubre un complot de asesinato para hacerse con el trono. Al desenmascarar a los traidores, entre los que parece estar María Estuardo (Samantha Morton), la prima de Elizabeth, el fiel consejero no sabe que acaba de dar comienzo al declive de Inglaterra.

cate-blanchett-350.jpg

Crítica de Cine.com por Leo Aquiba Senderovsky

La segunda parte de Elizabeth, aquel film que le otorgó prestigio y un Oscar a Cate Blanchett, enfatiza la riqueza del personaje protagónico, y hace que su humanidad premie por sobre el pomposo contexto que la rodea. Mujer temperamental, libre de máscaras y protocolos, en una construcción precisa que comienza en el guión (en realidad comienza en el guión de la original y se profundiza en esta, gracias al trabajo del mismo guionista en ambas), y acaba en la misma Blanchett, que ya sabemos a esta altura de su nivel interpretativo. La fastuosa ambientación de época permite sumergirnos en los acontecimientos históricos, con coherencia y sin virtuosismos. Poco importan las licencias narrativas que se toman al momento de describir estos acontecimientos, en pos de un mayor efecto dramático, aquí correctamente logrado. Clive Owen le brinda gracia a un personaje que equilibra la trama, y permite hacer surgir a la persona que esconde la reina detrás de su fuerte carácter, a pesar que, a esta altura, cansa bastante ver su rostro en cuanta película se estrena.

En síntesis, un bonito, interesante y bien actuado fresco histórico, y una correcta secuela.

golden-age.jpg

Dirección: Shekhar Kapur.
Países:
Reino Unido y Francia.
Año: 2007.
Duración: 114 min.
Género: Drama.
Elenco: Cate Blanchett (Elizabeth I de Inglaterra), Geoffrey Rush (sir Francis Walsingham), Clive Owen (sir Walter Raleigh), Abbie Cornish (Bess Throckmorton), Samantha Morton (María Estuardo), Jordi Mollà (Felipe II), Rhys Ifans (Robert Reston).
Guión: William Nicholson y Michael Hirst.
Producción: Tim Bevan, Eric Fellner y Jonathan Cavendish.
Música: Craig Armstrong y A.R. Rahman.
Fotografía: Remi Adefarasin.
Montaje: Jill Bilcock.
Diseño de producción: Guy Hendrix Dyas.
Vestuario: Alexandra Byrne.
Estreno en Reino Unido: 2 Nov. 2007.

golden-age-movie-23.jpg

CÓMO SE HIZO «ELIZABETH: LA EDAD DE ORO»

1. El proyecto

La película Elizabeth, estrenada en 1998, empezó su andadura en los cines de arte y ensayo, pero gracias a la estrella en ciernes Cate Blanchett, un magnífico reparto, un estupendo guión y una fotografía sensual, no tardó en convertirse en un auténtico fenómeno internacional. Fue nominada a un total de siete Oscar (Mejor Película y Mejor Actriz para Cate Blanchett, entre ellos, y obtuvo el Oscar al Mejor Maquillaje para Jenny Shircore), a once BAFTA (de los que ganó seis) y a tres Globos de Oro (de los que Cate Blanchett se llevó uno). La magia se debía a la visión de los cineastas a la hora de contar un momento épico de la historia en un tono contemporáneo e iconoclasta, poniéndolo al alcance del público, y en la dirección de Shekhar Kapur, que supo reinventar el drama de época a través de una sensibilidad oriental. Durante la producción de Elizabeth, los cineastas pensaron en la posibilidad de contar la historia de Elizabeth I de Inglaterra, empezando por la niña hasta la reina que gobernó casi 45 años, mediante una trilogía. El productor Tim Bevan dice: “No era posible contar el reinado de Elizabeth I de Inglaterra en una sola película, fue muy largo y pasaron muchas cosas, conoció a muchas personas extraordinarias”. Gracias al éxito global de Elizabeth, siguieron hablando de la idea, y al cabo de cinco años decidieron encargar a Michael Hirst (el autor del guión de la primera película) y a William Nicholson que empezaran a trabajar en el guión de lo que se convertiría en ELIZABETH: LA EDAD DE ORO. En Elizabeth, la historia se centraba en los primeros e inciertos años de su reinado. La joven reina se enfrentaba a una dura lucha para mantener el trono, y burlar a conspiradores y traidores. Al final de la película, a pesar de la imposibilidad de saber en quién confiar, la tenaz y astuta Elizabeth acaba siendo reina y llevando las riendas de su destino. ELIZABETH: LA EDAD DE ORO empieza diez años después y describe la etapa más gloriosa de su reinado. En el ámbito político, la película estudia el conflicto existente entre Elizabeth I de Inglaterra y Felipe II de España, quien, a la cabeza de su imperio católico, apoyado por la Iglesia de Roma y la terrible Inquisición, era considerado el hombre más poderoso del mundo. El devoto monarca había jurado que el mundo sería católico, costase lo que costase.

Cuando Elizabeth I de Inglaterra ascendió al trono en 1558 como reina protestante, casi la mitad de la población de Inglaterra era católica. Sin embargo, con su astucia habitual, prefirió verlos a todos como sus súbditos sin tener en cuenta la fe. Su razonamiento era que el pueblo la quería, fueran protestantes o católicos. Incluso llegó a decir: “No deseo abrir las ventanas del alma de los hombres”. Durante su reinado, Elizabeth I de Inglaterra demostró ser tolerante con sus súbditos católicos, a los que protegió contra las protestas y persecuciones, muchas de ellas nacidas en su propio Parlamento. Esta película habla de la tolerancia frente al fundamentalismo, un tema con resonancias actuales.

El director Shekhar Kapur cree que “ahondando en la Historia, se acaba contando una historia contemporánea. ¿Para qué rodar una película hoy si no tiene que ver con los tiempos que corren? ¿Para qué hacer una película si no tiene que ver con las actitudes individuales, políticas y psicológicas del momento? ELIZABETH: LA EDAD DE ORO muestra a Cate Blanchett interpretando a Elizabeth I de Inglaterra para la época actual. Trata del conflicto entre el fundamentalismo y la tolerancia, de la introspección, la divinidad, la moralidad y la inmortalidad, de todas las cosas que pueblan nuestra vida cotidiana”.

En un ámbito más personal, ELIZABETH: LA EDAD DE ORO va más allá de los conflictos políticos para mostrar a la mujer que hay detrás de Elizabeth I de Inglaterra, el conflicto que le produce su paso de mujer mortal a reina divina, debido en parte a su relación sentimental con el aventurero y soldado sir Walter Raleigh. Explora el triángulo formado por Elizabeth, Raleigh y su dama de compañía favorita, Bess Throckmorton. La reina se enfrasca en una dura partida de ajedrez con el apuesto Raleigh y la preciosa Bess… para acabar viviendo la relación que se niega a sí misma a través de la joven Bess. De alguna forma, Elizabeth espera poder guardar la mente y el espíritu de Raleigh sólo para ella, mientras le entrega su cuerpo a través de Bess. Pero la apuesta es atrevida y acaba perdiendo el control del corazón de Raleigh.

Jonathan Cavendish produce la película con Tim Bevan y Eric Fellner, de Working Title Films, después de las dos entregas de Bridget Jones. Dice: “Me atraía la oportunidad de trabajar con Shekhar. De hecho, ha sido una experiencia muy estimulante. Es un gran colaborador. Siempre aporta nuevas ideas, rechaza las antiguas, y tiene el valor y la imaginación de cuestionarse. Funciona a niveles metafóricos y míticos, inyectando dos o tres ideas a las escenas para que parezcan una cosa, pero sean algo más”.

Una vez encargado el guión, los productores decidieron reunir al equipo creativo cuyo trabajo permitió que Elizabeth tuviera tanto éxito, sobre todo el director de fotografía Remi Adefarasin, la diseñadora de vestuario Alexandra Byrne, y la estilista y maquilladora Jenny Shircore, los tres nominados por la Academia. Se unió a ellos la montadora Jill Bilcock, nominada a un BAFTA por su trabajo en Elizabeth. Los productores contrataron a Guy Hendrix Dyas para ocuparse del diseño de producción, cuya atrevida visión queda patente en películas como X-Men 2 y Superman Returns/El regreso.