Estreno en España: 27 Julio 2007

Puntuación: * * * (de 5)

lucky_you.jpg

Sinopsis

Huck Cheever (Eric Bana) es un jugador de póquer profesional que siempre se lo juega todo. Pero en sus relaciones personales, Huck no se la juega, es un experto en evitar los compromisos emocionales y las expectativas a largo plazo. Cuando Huck se presenta para ganar el mayor acontecimiento de las Series Mundiales de Póquer de 2003, al tiempo que intenta conseguir el cariño de Billie Offer (Drew Barrymore), una joven cantante, aparece un importante obstáculo en su camino: su padre, L.C. Cheever (Robert Duvall), una leyenda del póquer que abandonó a la madre de Huck hace años.

Crítica de Cine.com por Leo Aquiba Senderovsky

Pocas cosas resultan más aburridas de ver que un partido de póquer. Sin embargo, Curtis Hanson, conocido por haber dirigido grandes películas como L. A. Confidencial o Wonder boys, logra generar la tensión necesaria en esas extensas escenas. Hanson es un experto en saber narrar buenas historias, y esta vez vuelve a demostrar su habilidad para esconderse detrás de un cuento sencillo y bien contado. Lucky you tiene el maquillaje de una historia romántica y, pese a que esta línea está llevada con eficacia, lo interesante no es la relación de idas y venidas de Huck y Billie, que en definitiva es tan convencional como el grueso de las películas de este tipo, sino la relación, compuesta más por desencuentros que por encuentros, entre Huck y su padre. Las mejores escenas se juegan ahí, entre Eric Bana y el enorme Robert Duvall, dos actores que, mostrando su mejor “cara de póquer”, logran evidenciar rencores y celos mutuos. El personaje de Huck expone toda su complejidad, al ser un hombre que vive a la sombra de un padre abandónico, y que a su vez, no puede dejar de estar en las mismas mesas de póquer por las que su padre transita, no puede dejar de jugarse la vida allí. Tal vez para entender a su padre, tal vez en la búsqueda constante de su afecto y aprobación, Huck compite hasta el último centavo, poniendo en riesgo su relación incipiente con Billie. Lucky you es simplemente eso, una sencilla historia, narrada con exquisitez, y con un elenco que está a la altura de las circunstancias. Suficiente para una película de este tipo, que en manos de Curtis Hanson, siempre parte de lo más simple, hasta extraer del argumento todo lo que la película puede dar. lud-10031md.jpg

Dirección: Curtis Hanson.
País:
USA.
Año: 2007.
Duración: 124 min.
Género: Drama.
Elenco: Eric Bana (Huck Cheever), Drew Barrymore (Billie Offer), Robert Duvall (L.C. Cheever), Debra Messing (Suzanne Offer), Horatio Sanz (Ready Eddie), Jean Smart (Michelle Carson), Charles Martin Smith (Roy Durucher), Saverio Guerra (Lester).
Guión: Curtis Hanson y Eric Roth; basado en un argumento de Eric Roth.
Producción: Curtis Hanson, Denise Di Novi y Carol Fenelon.
Música: Christopher Young.
Fotografía:
Peter Deming.
Montaje: Craig Kitson y William Kerr.
Diseño de producción: Clay A. Griffith.
Vestuario: Michael Kaplan.
Estreno en USA: 4 Mayo 2007.

photo_09.jpg Filmografía de Curtis Hanson

Lucky you 2007, Director, Guionista y Producción; En sus zapatos 2005, Director y Producción; 8 Millas 2002, Director y Producción; Jóvenes prodigiosos 2000, Director y Producción; L.A. Confidential 1997, Director; Río salvaje 1994, Director; La mano que mece la cuna 1992, Director; Malas influencias 1990, Director; Falso testigo 1987, Director y Guionista; Los chicos de Times Square 1986, Director; Los goonies 1985, Actor / Actriz; Perro blanco 1982, Guionista

luckyyou540.jpg

CÓMO SE HIZO «LUCKY YOU»

El proyecto

“Lucky You”, la nueva película romántica del guionista, director y productor Curtis Hanson, transcurre en el mundo del póker de las altas apuestas en Las Vegas en 2003. Hanson, que juega al póker desde hace mucho tiempo, opina, “Quería hacer la historia de una relación que transcurriera en el mundo del póker porque siempre me ha fascinado el hecho de que las habilidades que uno debe desarrollar para ser un buen jugador de póker son casi la antítesis de las habilidades necesarias para tener éxito en una relación. El engaño, o el farol, que pueden destruir la confianza necesaria para una relación personal satisfactoria, es una parte importante del juego. Tampoco hay un espíritu de colaboración; es un juego individual. Los jugadores de póker deben ser totalmente egocéntricos; no pueden tener compasión y ganar. No se pueden preocupar de si su oponente se puede permitir perder. Por contraste, las relaciones humanas cálidas están basadas en la comprensión, la empatía, la honestidad y, con frecuencia, en dar prioridad a la otra persona. Debido a esta dicotomía, parecía que el póker podía ser una metáfora y un espejo para las diferentes relaciones en una historia”. El guionista Eric Roth de hecho empezó a escribir el guión original de “Lucky You” antes de que el póker se hiciera tan popular. “Quería crear algo diferente sobre los jugadores y el juego porque creo que todas las grandes películas sobre el juego son en el fondo historias de amor, sobre ganar y perder, y sobre encontrar tu camino”, dice. Hanson añade, “hicimos que la historia transcurriera en 2003 porque ése fue en el año en el que el mundo del póker cambió de manera radical. Coincidieron tres cosas para hacer que eso sucediera. El póker por Internet estaba alcanzando una gran popularidad, permitiendo que jugadores aficionados de todo el mundo afinaran su talento con las cartas online. Ese año apareció la cámara que permitía ver las cartas boca abajo, lo cual hizo que el juego fuera más popular en televisión porque permitía a los telespectadores en casa ver las cartas de los jugadores boca abajo y aprender sobre los matices de las apuestas y los faroles de los grandes profesionales. Y fue el año en que un desconocido jugador aficionado de Internet llamado Chris Moneymaker ganó la Serie Mundial de Póker, haciendo posible que todo el mundo dijera, ‘Ése podría ser yo’”. Hanson y Roth colaboraron en un guión final incluso cuando la creciente locura por el póker iba a aportar una nueva dimensión a la historia de un joven y dinámico profesional del póker llamado Huck; su padre, el legendario campeón de póker L.C. Cheever, que se ha ido de casa; y una aspirante a cantante llamada Billie, que entra en la vida de Huck y se convierte, de repente, en su musa y su conciencia. La productora Carol Fenelon comenta, “Pienso que Curtis cree que la habilidad para distinguir la verdad del artificio es un elemento importante de cualquier relación. En muchos sentidos, el mundo del póker profesional en Las Vegas proporcionó la oportunidad perfecta para explorar esa idea. El póker sólo lo pueden dominar realmente los que consiguen captar la diferencia entre honestidad y engaño. La habilidad para leer el pensamiento de alguien—para entender sus ‘tics’ y luego utilizar ese conocimiento en beneficio personal—es quizá la clave más importante para dominar el juego”. La productora Denise Di Novi comenta que el hecho de que el boom del póker se produjera en ese momento fue “una agradable coincidencia porque hay más gente que juega al póker y lo ve, y entiende el juego. El póker es utilizado como una especie de metáfora del modo en que los personajes viven sus vidas y afrontan sus relaciones, de modo que cuanta más gente entienda el póker, más sentido tendrá para ellos ese aspecto de la historia y más conclusiones sacarán de la película. Trata del juego de la vida y del modo en que lo juegas para sacarle el mayor partido. ¿Cuánto arriesgas y cuánto te abres?”

Noticias relacionadas: