oceans13_teaser_1sheet1

Sinopsis

Danny Ocean (George Clooney) y su banda sólo tendrían una razón para realizar su golpe más ambicioso y arriesgado: defender a uno de los suyos. Willy Bank (Al Pacino), el despiadado propietario de un casino, nunca hubiera imaginado que todo se iba a poner en su contra cuando traicionó a Reuben Tishkoff (Elliott Gould), amigo y mentor de Danny Ocean. Pero Bank se equivocó… para su desgracia. Quizás pudo derrotar a uno de los miembros originales de la banda, pero dejó a los demás en pie y les dio un propósito compartido: derrotar a Bank en la noche de la gran inauguración de su nuevo casino.

[youtube id=»9mFrgUhl690″ width=»600″ height=»350″]

Crítica de Cine.com por Leo Aquiba Senderovsky

La banda de de Danny Ocean ataca de nuevo. Y como siempre, aquellos que han visto las anteriores, sabrán lo que les espera. De hecho, no se equivocan.

Sin embargo, viendo está tercera entrega de la serie de estafas de los “chicos Soderbergh”, por alguna extraña razón recordé la saga de Rocky. No una sola razón, en realidad.

La primera, es que suele suceder que en esta clase de continuaciones, algunos aspectos y tipologías se extreman, por no decir que se vuelven estereotípicas. En tal sentido, Willy Bank (Al Pacino) como el villano, es mucho más odioso y menos carismático que lo que era Terry Benedict (Andy Garcia) en la primera película. Su asistente es peor aún en el abuso de poder y se la ve al principio despidiendo empleadas por tener unos kilos de más. El personaje malo, por decirlo así, en esta clase de películas, se vuelve más malo con el correr de las películas, no el personaje en sí, sino el papel del villano como funcional a la historia, por ejemplo, en Rocky no es lo mismo Apollo Creed que Ivan Drago, el primero finalmente se vuelve amigo/aliado del protagonista (como Benedict para Danny Ocean y los suyos), mientras que el segundo es una máquina despiadada, que mata en el ring sin pudor alguno. La segunda razón, parte de la apelación a la venganza como disparadora de una secuela.

En Rocky IV, Ivan Drago asesina a Apollo Creed, y la muerte del amigo es el motivo principal para que Rocky enfrente a su oponente. Aquí, la estafa de Bank a Reuben, que termina provocándole un infarto de miocardio del que se salva, es la razón para que su banda de amigos busque vengarse. Fuera de todo esto, esta tercera parte es nuevamente una colección de estrellas que aportan glamour, estilo y poco más. Willy Bank, o Al Pacino, la nueva adquisición estelar de esta factoría, es un buen villano, y un papel olvidable en su brillante filmografía.

Faltan esta vez Julia Roberts y Catherine Zeta Jones (a Julia se la extraña bastante), así que están los hombres solos, eliminando con ello varias subtramas. Una de las pocas que queda es la de Matt Damon, que sigue haciendo de estúpido, o excesivamente ingenuo, y logra esta vez seducir a una mujer con métodos poco convencionales.

En fin, todo parece más de lo anterior y lo es, pero astutamente se deja la grandilocuencia de lado, volviendo a Las Vegas, un escenario más rentable, y concentrándose en la trama, sin mucho lugar para bromas autocomplacientes, como aquella de Julia Roberts en la segunda parte, cuando se hace pasar por Julia Roberts y se encuentra con Bruce Willis.

Claro que lo mejor de la película sigue siendo esa onda cool que le sabe imponer Soderbergh a sus films, y a esta saga en particular (apelando a Sinatra, desde la banda sonora hasta el porte de George Clooney), el buen timing para el humor, que no escapa por momentos a la comedia física, y las escenas que juegan Clooney con Brad Pitt (los chistes internos entre ellos, como en el final, son lo mejor de la película), con Andy Garcia, y en esta película, con Pacino.

Quienes hayan visto las anteriores, como siempre, sabrán lo que le espera, y seguramente sabrán de antemano cómo puede terminar. Como siempre, se divertirán.

 ocean-s-thirteen-0

Dirección: Steven Soderbergh.
País:
USA.
Año: 2007.
Duración: 122 min.
Género: Thriller, comedia, acción.
Elenco: George Clooney (Danny Ocean), Brad Pitt (Rusty Ryan), Matt Damon (Linus Caldwell/Lenny Pepperidge), Andy Garcia (Terry Benedict), Don Cheadle (Basher Tarr/Fender Roads), Bernie Mac (Frank Catton), Ellen Barkin (Abigail Sponder), Al Pacino (Willie Banks), Casey Affleck (Virgil Malloy), Scott Caan (Turk Malloy), Eddie Jemison (Livingston Dell), Shaobo Qin (Yen/Sr. Weng), Carl Reiner (Saul Bloom/Kensington Chubb), Elliott Gould (Reuben Tishkoff), Vincent Cassel (François Toulour).
Guión: Brian Koppelman y David Levien; basado en los personajes creados por George Clayton Johnson y Jack Golden Russell.
Producción: Jerry Weintraub.
Música: David Holmes.
Fotografía:
Peter Andrews.
Montaje: Stephen Mirrione.
Diseño de producción: Philip Messina.
Vestuario: Louise Frogley.
Estreno en USA: 8 Junio 2007

1138391867_0 

Biofilmografía de Steven Soderbergh

Steven Andrew Soderbergh nació el 14 de enero de 1963 en Atlanta, Georgia. Soderbergh invirtió sus años de formación en Baton Rouge, Louisiana, y creció realizando cortos en Super-8mm, entre los que se cuentan títulos como Rapid Eye Movement y Winston. Su primera incursión fue en 1986 cuando el grupo de rock Yes le encargó que rodara metraje de los conciertos, al que finalmente dio forma en el video 9012Live (1986), que fue nominado al Grammy. El primer proyecto de largometraje de Soderbergh fue el sutilmente realizado con un reducido presupuesto de 1.2 millones de dólares: Sexo, mentiras, y cintas de vídeo (Sex, Lies, and Videotape, 1989).

Además de director de cine también ha trabajado en las películas como productor, director ejecutivo, guionista, montaje etc…

Ha digidido las 3 películas de Oceans… con un elenco de actores de la talla de George Clooney, Julia Roberts, Matt Damon, Brad Pitt, Andy García y Catherine Zeta-Jones.

Filmografía

SEXO, MENTIRAS Y CINTAS DE VIDEO (1989) con James Spader, Andie MacDowell, Laura San Giacomo.
KAFKA (1991) con Jeremy Irons, Theresa Russell, Ian Holm.
EL REY DE LA COLINA (1993) con Jesse Bradford, Jeroen Krabbé, Lisa Eichlorn.
UNDERNEATH: BAJOS FONDOS (1995) con Peter Gallagher, Alison Elliott, William Fichtner.
SCHIZOPOLIS (1996) con Steven Soderbergh, Betsy Brantley, Dave Jensen.
GRAY’S ANATOMY (1996) con Spalding Gray, Melissa Robertson, Alvin Henry.
UN ROMANCE MUY PELIGROSO (1998) con George Clooney, Jennifer Lopez, Ving Rhames.
EL HALCÓN INGLÉS (1999) con Terence Stamp, Peter Fonda, Lesley Ann Warren.
ERIN BROCKOVICH (2000) con Julia Roberts, Albert Finney, Aaron Eckhart.
TRAFFIC (2000) con Michael Douglas, Benicio del Toro, Catherine Zeta-Jones.
OCEAN’S ELEVEN (2001) con George Clooney, Brad Pitt, Julia Roberts.
FULL FRONTAL (2002) con Julia Roberts, David Duchovny, Catherine Keener.

SOLARIS (2002) con George Clooney, Natascha McElhone, Jeremy Davies.
OCEAN’S TWELVE (2004) con George Clooney, Brad Pitt, Catherine Zeta-Jones.
BUBBLE (2005) con Debbie Doebereiner, Omar Cowan, Dustin James Ashley
EL BUEN ALEMÁN (2006) con Cate Blanchett, George Clooney, Tobey Maguire.
OCEAN’S THIRTEEN (2007) con George Clooney, Brad Pitt, Matt Damon

ocean-s-thirteen-4

CÓMO SE HIZO «OCEAN’S THIRTEEN»

1.La venganza es dulce

El director Steven Soderbergh dice que todavía no había concluido el trabajo para “Ocean’s Twelve” cuando ya empezó a pensar en ideas para la próxima entrega “Ocean’s Thirteen.” “Estábamos concluyendo la segunda película y pensé que sería divertido regresar a Las Vegas para hacer la siguiente entrega. La película estuvo motivada, en gran parte, porque todos querían volver a trabajar juntos. Pero siempre estuvo claro que ‘todos tenían que estar’ o no lo haríamos – o todos regresan o nadie regresa”. El productor Jerry Weintraub añade: “En los seis años desde que hicimos la primera película, la vida de los actores ha cambiado. No sólo que estos actores tienen una gran demanda, también tienen familias, bebés y nuevos intereses que tienen que tenerse en consideración. La verdad es que no puedes realizar una gran producción hasta que cada uno de los implicados ponga todo de su parte para que se realice. Yo les advertí desde el inicio. Llamé a cada uno 18 meses antes y les dije, ‘haremos esta película en verano de 2006. Estad preparados: Os vamos a abordar’. Y desde que les dije eso, sabían que ese momento iba a llegar”. Weintraub añade que el concepto “todos” no sólo se aplicaba al reparto de la película, sino también al hombre en el mando. “Para mi, como productor, está primero Steven Soderbergh y luego vienen los demás. En todo lo que hemos hecho juntos hemos tenido una relación excelente. Cualquier cosa buena que se pueda decir de él, se queda corta. Es simplemente un grande”.

Compaginar las agendas de un reparto que incluye a personas como George Clooney, Brad Pitt, Matt Damon, Andy Garcia, Don Cheadle, Bernie Mac, Elliott Gould, Carl Reiner, y todos los demás, implica una operación merecedora del propio Danny Ocean. Pero el hombre que interpreta el papel de Danny Ocean sabe a quién se debe todo esto. “Es verdad que Steven es la fuerza creativa de estas películas, pero Jerry Weintraub es el corazón y el alma de las distintas entregas de la serie ‘Ocean’, ” confirma Clooney. “Tienes que tener en cuenta que mantener a toda esta gente junta no es fácil, no es que no queramos, pero es muy difícil coordinar las agendas de todos nosotros, ya que todos tenemos diferentes compromisos. Encontrar un determinado periodo de tiempo en el que todos podamos es difícil y sólo Jerry era capaz de hacerlo realidad. Él sabe como hacer esto… aprovecha los remordimientos”, bromea el actor.

Incrementando el caché del reparto ya de por sí estelar, Soderbergh y Weintraub enrolaron a Al Pacino como Willy Bank, el inescrupuloso y despiadado dueño de casinos que estafa a Reuben Tishkoff – el personaje interpretado por Elliott Gould – su parte de un nuevo casino de Las Vegas, y a Ellen Barkin como su mano derecha femenina, Abigail Sponder.

De forma muy parecida a los actores que interpretan los papeles, la banda de Danny Ocean ha seguido caminos separados después de su último golpe. Pero si hay una cosa que tiene el poder de volver a juntarles a todos, es el hecho de tener que salvar a uno de ellos. “Siempre he mantenido la idea de que estos tíos son ladrones y estafadores,” reconoce Soderbergh, “pero el dinero no es lo único que les mueve. En este caso les impulsa realmente la amistad y la venganza. El principio del ‘uno por todos y todos por uno’ les dicta que cuándo uno de ellos ha sido estafado – más aún de la forma en la que ha sido golpeado su amigo Reuben, entonces ha llegado el momento de devolver el golpe. Parece ser algo así como una premisa irrenunciable”.

Los cineastas sabían que más allá de los elementos de amistad y del deseo de volver a trabajar juntos, un factor determinante para volver a reunir el reparto sería el guión. Para escribir el guión para “Ocean’s Thirteen,” se decidieron finalmente por los dos guionistas Brian Koppelman & David Levien, que se habían sumergido previamente en el ambiente de jugadores incorregibles en el drama de póquer “Rounders”.

“Brian y David habían escrito ‘Rounders,’ un drama sobre amistad y póquer que me encantó,” dice Weintraub. “Le hable a Steven acerca de ellos, y cuando nos reunimos todos, sabíamos Steve y yo que ellos eran los guionistas que iban a escribir la película”.

Soderbergh dice, “Yo había oído hablar de Brian y David porque teníamos varios amigos mutuos y porque me gustó mucho ‘Rounders’. No teníamos una larga lista de personas de las que pensábamos que podrían sumergirse en este universo específico y acertar con el lenguaje y el sentido de humor. Brian y David lo lograron inmediatamente. Nos encontramos para comer y después de unos minutos empezamos a trabajar en el guión. Es realmente su ambiente, les encantan este tipo de películas y este tipo de personajes”.

“De cierto modo, David y yo nos hemos estado preparando casi toda la vida para escribir esta película,” afirma Brian Koppelman. “Hemos estado estudiando durante años la vida en Las Vegas y el estilo de vida de los jugadores. Hemos leído todos lo libros sobre estafadores y ladrones que podíamos conseguir. Así que cuando nos reunimos con Steven le hablamos de las grandes películas sobre estafadores, sobre la naturaleza de robos y cómo estos personajes se habían implicado desde la primera película, que a David y a mi nos encantó. Además, hablábamos todos el mismo lenguaje”.

“Una cosa que hace que las películas de ladrones y estafas funcionen o no, es el cuidado que tengas con los personajes que van a perpetrar el golpe y qué grande va a ser el reto que ellos quieren superar,” especifica David Levien. “En ‘Ocean’s Eleven’, Danny quiere recuperar a su mujer y estafar a Terry Benedict, un propietario de casinos, así que todos los miembros de la banda trabajan conjuntamente para llevar a cabo ese golpe tan increíblemente bien planificado. La segunda entrega, ‘Ocean’s Twelve’ es sobre como los miembros de la banda utilizan sus habilidades para literalmente sobrevivir, para salir del lío en el que se habían metido ellos mismos en la primera entrega ‘Ocean’s Eleven’. ‘Ocean’s Thirteen’ trata de la amistad, lo que supone un punto de inflexión en la película. Nosotros queremos a estos personajes y sabemos cuánto se importan uno al otro, de tal manera que cuando ven que Reuben es estafado por un extraño … todos se vuelven a reunir para apoyar a su amigo y eso es lo que mueve toda la película. No se trata sólo de robar por el gusto de robar”.

“Incluso se puede hablar de un robo caritativo, si se quiere,” confirma Andy Garcia, que interpreta a Terry Benedict, el contrario a batir en la primera película, que obtiene su venganza en la segunda entrega y que en la tercera parte se convierte en el sorprendente aliado de la banda. “La nueva película muestra qué tipo de amigos son y pienso que eso es algo que los espectadores van a notar inmediatamente”.

Don Cheadle, que interpreta al ingeniero algo macarra Basher Tarr, subraya: “Lo están haciendo todos por razones personales, lo que significa que el dinero no les importa. Creo que el altruismo tiene su espacio, incluso en el mundo de los ladrones”.

Koppelman explica: “La idea es de estafar al casino, de tal manera que los jugadores siempre ganan a la banca, lo que supondría un desastre para Bank. Además, es hacer realidad un sueño que han tenido todas las personas que alguna vez han jugado en un casino,” dice con una carcajada.